Cambiar domicilio fiscal a otro país

cambio domicilio fiscal

El domicilio fiscal es el lugar en que las personas físicas o jurídicas tienen la obligación de declarar, por ser el lugar en el que residen o tienen la sede efectiva de su negocio. Por eso, normalmente domicilio fiscal y domicilio social coinciden.

Domicilio fiscal de las personas físicas

El domicilio de las personas físicas o los profesionales que tributan por el IRPF, se puede cambiar por solicitud del interesado que vaya a residir en otro territorio o en el extranjero.

Eso sí, cuando el contribuyente quiera cambiar su domicilio a un paraíso fiscal, se establece una presunción de residencia en España durante los 4 años siguientes al cambio, para evitar que se haya cambiado de residencia precisamente para pagar menos impuestos. Es la llamada “cuarentena fiscal”.

Un contribuyente con nacionalidad española y residente en España tributará en España, sea cual sea su Comunidad Autónoma de residencia, según el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Cuando haya dudas sobre dónde tributa una persona física, se atenderá a las siguientes reglas:

  • Que esté en España más de 183 días al año, salvo que la persona acredite su residencia fiscal en otro país.
  • Que esté en España la sede de su actividad principal o sus intereses económicos.
  • Se tiene como presunción de residencia en España, salvo prueba en contrario, el hecho de que vivan en España el cónyuge no separado legalmente y los hijos menores de edad. Es decir, si hay una separación de hecho, habrá que probar que no reside en España.

Domicilio fiscal de una sociedad:

En este caso, para decir que una sociedad se encuentra situada, y tributa, en España, tendrá que cumplir alguna de estas condiciones:

  • Haberse constituido conforme a la ley española.
  • Tener en España su domicilio social.
  • Tener en España su sede de dirección efectiva.

También se hace la presunción anterior con las personas jurídicas o sociedades. Cuando la empresa tenga su domicilio en algún territorio considerado como paraíso fiscal o de nula tributación, se podrá considerar que esta empresa tiene su sede en España cuando sus activos principales sean bienes  o derechos que se sitúen o ejerciten en territorio español, o cuando aquí se desarrolle su actividad principal.

Cambio de domicilio fiscal:

Ahora bien, se puede cambiar el domicilio fiscal a solicitud del interesado o por decisión de la Administración. Vamos a ver en qué consisten estos dos casos:

  • Si la solicitud la hace el interesado, se le pide que lo ponga en conocimiento de la Delegación competente de la Agencia Tributaria. Además, si cambia su sede social, tendrá que hacer una modificación de los Estatutos de la sociedad. Además, la Administración puede realizar una comprobación para ver que se cumplen los requisitos del nuevo domicilio fiscal.
  • Pero la Administración también puede promover el cambio de domicilio, escuchando antes al interesado, porque piense que el domicilio fiscal declarado no es el correcto.

Solicitud de cambio por la Administración:

Es un procedimiento que se inicia de oficio por la Administración y que, previa audiencia al interesado, sopesa si existe la posibilidad de que en realidad la sede efectiva de la sociedad se encuentre en otra provincia o en una comunidad autónoma distinta a la declarada.

En todo caso, solicitará un informe al órgano del lugar del nuevo domicilio y comprobará todos los datos recabados, terminando el procedimiento con una propuesta de resolución motivada en el plazo de 6 meses.

Es importante conocer de forma exacta dónde debe tributar un profesional o una sociedad, ya que en España tenemos regímenes forales con una normativa propia, como es el caso del País Vasco y de Navarra, sin perjuicio de que puedan declararse las actividades de la empresa de forma proporcional al volumen de operaciones, en caso de realizarlas indistintamente en territorio foral y estatal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *