Qué pasa si no marcas la x en la declaración de la renta

que-pasasino-marcas-la-x-en-la-declaracion-de-la-renta

Marcar la X en la casilla de fines sociales en la declaración de la renta o la de la iglesia, ambas o ninguna, es una cuestión que los contribuyentes se plantean cada año.

Muchas personas denuncian que estas casillas vienen marcadas por defecto en la declaración de la renta. Cada persona es libre de marcarlas o no, pero es conveniente informarse a dónde va el dinero si tomamos una u otra opción, o si las dejamos sin marcar.

Destino de las casillas del IRPF

Hay que tener en cuenta que el 0,7% que se destina a través de estas casillas, no sale de nuestra cuota tributaria, ni tenemos que pagar más por nuestro IRPF.

El Real Decreto-ley 7/2013, de 28 de junio, de medidas urgentes de naturaleza tributaria, presupuestaria y de fomento de la investigación, el desarrollo y la innovación, que entró en vigor el 30 de junio, regula el destino que se le va a dar al 0,7% de la cuota tributaria recaudada por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas al marcar la casilla de fines sociales.

Fines Sociales:

Así, los sectores principales a los que se destina ese importe, y a los que este año les urge más, son los siguientes:

  • Para la atención socio-sanitaria
  • Para las personas con necesidades educativas o de inserción laboral
  • El fomento de la seguridad ciudadana y prevención de la delincuencia
  • La protección del medio ambiente, y cooperación al desarrollo.

Con ese dinero se intenta ayudar a parte de los colectivos más desfavorecidos, y también a las organizaciones que se encargan de su atención y a las organizaciones que se considera que actúan a favor del interés general, llamadas éstas últimas, entidades del tercer sector, siempre y cuando cumplan con los requisitos que se estipulan:

  • Estar constituidas como entidades de ámbito estatal e inscritas en el Registro administrativo de ámbito estatal que les corresponda.
  • Ser entidades sin ánimos de lucro o invertir sus beneficios en fines no comerciales.
  • Ejercer actividades de interés general, como el voluntariado.
  • Cualquier otro que se establezca.
  • El reconocimiento de estas entidades como del Tercer Sector se publicará en el Boletín Oficial de Estado para su conocimiento.

casilla Iglesia Católica:

Esta casilla se establece a raíz del Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre asuntos económicos, de 3 de enero de 1979, y su fin debe ser una ayuda a la labor social y caritativa de la Iglesia, pero también se utiliza para impartir los estudios de catequesis o el mantenimiento del patrimonio histórico-artístico de la Iglesia.

Se pueden marcar ambas casillas, son compatibles entre sí. Cuando se marcan las dos, el Estado entrega a cada una de las entidades un 0,7% de lo recaudado en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Si se marca sólo una de ellas, se destina a esa entidad un 0,7%, mientras que el otro 0,7% se lo queda el Estado.

No marcar ninguna de las 2 casillas:

Si no marcamos en nuestra declaración de la renta, ni la casilla para fines sociales ni la casilla de Iglesia, el dinero se lo queda el Estado. Es decir, aumenta el presupuesto general del Estado, ya que va a parar a sus arcas, no sabiendo el destino exacto que se le da.

El Estado se queda cada ejercicio con una media de 250 millones de euros porque los contribuyentes no marcan estas casillas.

No obstante, el hecho de que ese dinero vaya a parar a las arcas del Estado significa que puede ser invertido en sanidad, educación, y otros servicios públicos muy necesarios en España.

Por otra parte, después de todo lo expuesto, no se deja claro en el Real Decreto-ley qué entidades u organizaciones sin ánimo de lucro van a ser las beneficiadas por ese importe que les destinamos al marcar la casilla de fines sociales.

Y, aunque sabemos que la iglesia hace una buena labor con organizaciones como Cáritas, no todo el dinero se destina a este tipo de entidades de ayuda sino que se financian otro tipo de gastos que no son beneficiosos para los particulares.

Por último, recordar que cada año los contribuyentes por el IRPF tienen esta elección en sus manos y es conveniente saber cuáles son las entidades y los fines que estamos apoyando y cuánto dinero se destina a estos fines.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *