Cláusulas abusivas en los contratos de adhesión

clausulas abusivas

Las cláusulas abusivas en los contratos son bastante frecuentes, sobre todo porque la mayoría de personas no tienen un conocimiento profundo de la Ley y la normativa suele ser muy extensa.

Ejemplo de cláusulas abusivas

Se entiende por cláusula abusiva:

  • La que sea desproporcionada al objeto del contrato o no se entienda bien.
  • Aquélla que limite los derechos de la parte que firme el contrato o no facilite el acceso a los posibles recursos o acciones judiciales que se puedan o deban interponer por causas inherentes al objeto del contrato.
  •  Y, en general, aquéllas cláusulas que causen perjuicio a la parte que la firma al no haber sido negociada por ambas partes o no haber sido interpuesta de buena fe.

El Texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios, aprobado por Real Decreto 1/2007, de 16 de Noviembre, hace mención específica a éste tipo de cláusulas que vienen interpuestas de forma individual por una de las partes, diciendo que deben tener una redacción clara y entendible por el consumidor de manera sencilla, sin que se remita a otros textos o a otras leyes.

Las cláusulas abusivas pueden encontrarse en todo tipo de relaciones, desde una compraventa hasta las ya conocidas cláusulas de suelo en las hipotecas.

En todo caso, es importante tener en cuenta, antes de firmar cualquier contrato:

1. Que los intereses de demora no sean excesivos, en caso de existir, y no superen en interés legal. Algo similar ocurre con las cláusulas de permanencia abusivas de algunas compañías telefónicas.

2. Que la responsabilidad de las partes esté limitada, no atribuyendo a una de las partes todo el peso de la relación contractual.

3.  Que haya una remisión expresa a las normas del país en el que se celebra el contrato o en el que tienen su domicilio habitual las partes, para evitar cualquier abuso en el idioma o en el procedimiento.

Es muy importante que, si el contrato está escrito en otro idioma distinto al español, sea revisado por un experto para evitar sorpresas, ya que la jerga legal, por ejemplo, inglesa, es perfectamente admisible como entendible pero su procedimiento en juicio es muy distinto al español.

Además, la carga del contrato debe ser compartida por las partes y no desproporcionada. No pedir indemnizaciones por incumplimiento desorbitadas, y guardar equilibrio entre los derechos y las obligaciones de ambas partes en el contrato.

En materia de consumidores, la duda ante una cláusula que pueda ser abusiva les favorece, de manera que pueden tenerse por no puestas si se demuestran que se han incluido en detrimento del consumidor.

Algo parecido a lo que está pasando con las participaciones preferentes pero, de cualquier forma, hay que estar al caso concreto para determinar si una cláusula es abusiva o no.

Un comentario en “Cláusulas abusivas en los contratos de adhesión”

  1. En la actualidad las cláusula abusivas en los contratos, es una practica más que estendida y utilizada por las empresas poderosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *