Formas para despedir a un trabajador - Attardabogados.com

Formas para despedir a un trabajador


como-despedir-a-un-trabajador

Una de las preocupaciones a las que se enfrentan los empresarios en la actualidad es el asunto de cómo despedir a un empleado de forma justificada según sea el caso. El despido debe ser calificado como procedente: despido objetivo o disciplinario.

Despedir a un empleado de forma justificada

Si está a cargo de una empresa, sea pyme o autónomo, le contamos cuándo la Ley permite despedir a un empleado de forma procedente. Las causas más comunes que justifican un despido son las faltas de trabajador o las cuestiones económicas.

¿Cómo despedir a un empleado cuando ha cometido faltas?

Una de las formas en las que es posible despedir un empleado de forma legal es cuando este ha cometido faltas graves o muy graves. Para saberlo es importante que conozcamos a fondo el Estatuto de los trabajadores y el Convenio Colectivo del sector en el que trabaja la empresa.

Dentro del estatuto se encuentran todas aquellas acciones que están clasificadas como leves, graves y muy graves. Un empleado que realiza una acción grave puede ser despedido bajo la figura de despedido disciplinario.

– Por ejemplo, faltas reiteradas e injustificadas al trabajo.

– Disminución del rendimiento en la empresa.

– Insultos, desobediencia al empresario, incumplimiento del contrato o abuso de confianza.

– Ir borracho al trabajo o bajo los efectos de sustancias nocivas.

– Acoso a otros compañeros o al propio empresario.

En estos casos, el despido disciplinario se notifica al trabajador y no conlleva derecho a indemnización, aunque sí a desempleo y finiquito.

Otras causas que pueden motivar el despido de un empleado son las establecidas para el despido objetivo: causas económicas, técnicas, organizativas o de producción. Vamos a ver la más usual:

¿Cómo despedir a un empleado cuando la empresa tiene problemas económicos?

Esta figura de despedido objetivo es aceptada cuando la empresa atraviesa serios problemas financieros y puede justificar las perdidas de ingresos que abren la posibilidad de amortización de puestos de trabajo.

Los porcentajes de despidos de este tipo, dependen en gran medida del tamaño de la empresa y del número de trabajadores. El despido también puede ser colectivo (mediante expediente de regulación de empleo, ERE).

Una vez que se ha detectado el problema de liquidez en la empresa, la tarea más difícil es elegir aquellas personas que deben ser despedidas y cumplir la forma en que debe hacerse la notificación del despido.

Es aconsejable que antes de realizar cualquier acción legal de este tipo, consulte con un abogado especialista en derecho laboral que le proporcione la asesoría jurídica necesaria a fin de evitar demandas a futuro por despidos nulos o improcedentes.

¡Consúltenos Ahora! Le Daremos Soluciones.

Consultas por Teléfono
807 403 167
Realice su consulta
online

0 Opiniones sobre el artículo

Introducir comentario

Nombre*  
Email*     
Su Web   

Su comentario:
Acepto el aviso legal y la política de privacidad