Cómo extinguir un contrato y cobrar indemnización

como-extinguir-un-contrato-y-cobrar-indemnizacion

Hay varias situaciones contempladas en el Estatuto de los trabajadores que dan derecho al empleado de una empresa a extinguir su contrato y cobrar indemnización como si se hubiera producido un despido, normalmente propiciadas por faltas de empleador.

Extinción voluntaria del contrato de trabajo

Se trata de las situaciones perjudiciales para el trabajador por causas imputables al empresario y que, por lo tanto, el trabajador no está obligado a aceptar. Son las siguientes:

1. Modificación sustancial de las condiciones de trabajo: se da cuando la empresa modifica la jornada del trabajador, su horario, el sueldo o las funciones en su trabajo (en este último caso hay que tener en cuenta lo previsto para la movilidad funcional).

El trabajador, si no acepta la modificación, puede extinguir su contrato con una indemnización de 20 días por año trabajado, con un máximo de 9 meses.

Si el trabajador acepta la modificación sustancial pero no está de acuerdo con ella, puede impugnarla en juicio y será el juez social quien la declare justificada o no justificada.

2. Movilidad geográfica del trabajador: se trata del traslado del trabajador a otro centro de trabajo. Si el trabajador no lo acepta, puede solicitar la extinción de su contrato con derecho a 20 días de indemnización por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades.

En cambio, si el trabajador acepta la movilidad pero no está de acuerdo con la decisión que la ha motivado, puede interponer una demanda en vía judicial, siendo en este caso el juez quien debe declarar la medida con justificada o injustificada.

3. Desplazamiento temporal: cuando se traslada temporalmente al trabajador a otro centro de trabajo, si tiene que cambiar de domicilio.

El trabajador puede recurrir esta decisión en vía judicial (pero no extinguir su contrato). No obstante, si el desplazamiento dura más de 12 meses durante un tiempo de 3 años, podrá actual como si fuera un traslado.

4. No pagar el sueldo: o hacerlo con retrasos continuados, da derecho al trabajador a la extinción de su contrato de trabajo percibiendo la misma indemnización que para el despido improcedente.

Esta indemnización es de 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 meses. 45 días antes de la reforma laboral de 2012.

5. Cualquier incumplimiento grave de las obligaciones del empresario, salvo fuerza mayor. Este precepto del Estatuto de los Trabajadores es muy amplio y hay que verlo con detemiento.

Pero lo que viene a decir es que si la empresa incumple sus obligaciones para con el trabajador sin un motivo justificado y de forma clara y continuada, este puede pedir que su contrato finalice con la indemnización prevista para el despido improcedente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *