Pagar la hipoteca en caso de divorcio

como-pagar-la-hipoteca-en-caso-de-divorcio

Les explicamos cómo pagar la hipoteca en caso de divorcio, pues sigue siendo una obligación de ambos de cónyuges hasta que se disuelva la sociedad de gananciales (o la titularidad del bien común en caso de separación de bienes) y uno de los cónyuges se adjudique la vivienda o la vendan y repartan el dinero, cancelando la hipoteca.

Cómo se paga la hipoteca después del divorcio

Y no solo cómo se paga sino quién paga la hipoteca en caso de divorcio, porque muchas veces cuando uno de los cónyuges no trabaja se queda en una situación de inseguridad con más cargas de las que puede afrontar.

Por eso vamos a explicar también el proceso para paliar esta situación. Una cosa es la titularidad de la casa, que puede ser de ambos cónyuges al 50% o ser un bien privativo, y otra es la titularidad de la hipoteca, que normalmente suele pedir la pareja.

La hipoteca suele ser una deuda ganancial de ambos cónyuges, que tienen la obligación de pagar la mitad de la cuota cada uno (o el porcentaje que se haya establecido).

Esto quiere decir que la obligación de pago por contratar la hipoteca del inmueble no se va a ver alterada porque uno de los cónyuges tenga más o menos ingresos o porque se adjudique a uno de ellos la vivienda familiar en el divorcio.

Como decimos, la hipoteca no es una carga del matrimonio sino una deuda de la sociedad, pero si uno deja de pagar las cuotas mensuales, el banco puede exigirlas indistintamente (de forma solidaria) a uno o a otro, e incluso a los avalistas.

Basta con que se dejen de pagar 3 plazos de la hipoteca seguidos para que el banco pueda solicitar la ejecución de la hipoteca.

Si no se pueden seguir pagando las cuotas, la opción más utilizada es la disolución de la sociedad de gananciales que puede llevar a uno de los cónyuges a quedarse con la vivienda o a la venta del inmueble y cancelación de la hipoteca.

La liquidación y disolución de la sociedad de gananciales puede hacerse durante el divorcio, en el mismo procedimiento, o en un momento posterior (por ejemplo, ante Notario).

Estas circunstancias pueden aplicarse también a los divorcios de matrimonios en régimen de separación de bienes o a las rupturas de parejas de hecho cuando tengan una hipoteca contratada en común.

Sin embargo, mientras uno de los miembros de la pareja viva en la casa, porque se le haya adjudicado la vivienda, por ejemplo, tendrá que hacerse cargo de los gastos de mantenimiento y conservación del inmueble, que entran dentro del concepto de “cargas familiares”, aunque sobre esto también hay controversia y habrá que estar al gasto en concreto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *