Comunidades de propietarios - Attardabogados.com

Comunidades de propietarios

Las comunidades de propietarios están constituidas por todos los vecinos que residan en un edificio y por los propietarios de los locales que se sitúen en el mismo y se rigen, principalmente, por la Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre Propiedad Horizontal.

Qué hacer cuando nos toca ser presidente de la comunidad de vecinos, en qué nos puede ayudar el administrador del edificio, qué pasa cuando mi comunidad alquila el tejado para poner una antena, por ejemplo, qué hago cuando no puedo asistir a una junta de vecinos o qué pasa cuando hay vecinos que no pagan las cuotas de la comunidad, es esencial para una buena convivencia vecinal y para que todos los asuntos legales que la atañen estén sujetos y bien gestionados.

Los Estatutos de la comunidad de vecinos recogen el comportamiento y las normas que se han de observar en la convivencia vecinal. Pueden establecerse en un documento privado o en un documento público incluido en el Registro de la Propiedad. Pueden incluirse también en el Título Constitutivo. Éste es la escritura por la que se formaliza la existencia de propiedad horizontal ante los organismos públicos. Se inscribe en el Registro de la Propiedad.

Las obras normales, por el uso común del edificio o las obras extraordinarias, por la necesidad de insertar elementos estructurales, así como las alteraciones del edificio, como cerramientos de terrazas, también afectan a todos los vecinos y se necesita de su conocimiento por los mismos. También los buzones son un elemento esencial del edificio.

Los cargos en la comunidad de vecinos:

El presidente es la figura principal. Se ocupa de canalizar las quejas y sugerencias de los vecinos y es el representante judicial y extrajudicial de la comunidad de propietarios. Se renueva el cargo una vez al año y puede ser elegido por votación o por rotación entre todos los vecinos.

El cargo de presidente se ejerce durante un año, prorrogable por períodos iguales, salvo que se establezca otra cosa en los estatutos. El cargo no es remunerado, no obstante, puede establecerse una remuneración de común acuerdo por todos los vecinos, o en concepto de gastos de representación. También puede existir, aunque no es obligatoria, la figura del vicepresidente.

En cuanto al administrador, es una figura obligatoria. Puede haber un administrador o un secretario-administrador. El cargo es remunerado. Puede estar durante un año, prorrogable.

Al menos una vez al año debe convocarse una junta de vecinos para saber cómo van las cuentas anuales, donde se invierte el dinero, si se van a subir o no las cuotas o si todos los vecinos están al corriente del pago. Pueden convocarse, no obstante, juntas extraordinarias.

Impuestos a cargo de la comunidad de vecinos:

Además, las obras hechas en el edificio o el alquiler de zonas comunes, también puede afectar a los vecinos a la hora de hacer la declaración de la renta.

Pueden tener derecho a deducción por obras de mejora que se hayan hecho en el edificio o pueden obligar al vecino a declarar en su renta anual la parte proporcional que cobre por el alquiler o la venta de una zona común.

Ejercicio de la vía judicial por la comunidad de vecinos

Por otra parte, la comunidad de propietarios juega como un todo en caso de demandas por defectos constructivos, a través de su presidente y siempre con legitimación en el acta de la comunidad que acredite que es la comunidad la que toma la decisión de demandar. Los vicios pueden consistir en defectos leves, defectos graves o ruinógenos o incumplimiento contractual.

Un problema frecuente es reclamarle a un vecino moroso las cuotas impagadas. Lo primero que se debe hacer es un requerimiento de pago al vecino. Si en el plazo de 15 días éste no contesta, se puede acudir a la vía judicial. El presidente presentará demanda en reclamación de cuotas impagadas, ante el juzgado de primera instancia del lugar donde se encuentre el edificio.

Otros problemas que pueden darse en la propiedad horizontal son los ruidos que entorpezcan la convivencia vecinal, con lo que debe intentarse de modo fehaciente la petición de cese. La Ley 49/1960, de 21 de julio, sobre Propiedad Horizontal además, regula el uso adecuado de las zonas comunes y el respeto al resto de vecinos, manteniendo las viviendas fuera de cualquier tipo de actividad molesta e insalubre y evitando en todo momento causar daños o desperfectos en las instalaciones y demás elementos comunes, resarciendo los posibles daños que se ocasionen.

Animales en las viviendas

En primer lugar, la Ley de Propiedad Horizontal no señala nada al respecto. Hay que atender a los estatutos de la comunidad de vecinos, por si se dice algo sobre la tenencia de animales domésticos en los inmuebles.

Si la persona es propietaria, con esto debe ser suficiente para poder tener un animal en su vivienda. Si la persona es alquilada, es preciso ver las cláusulas del contrato, por si hubiera algún tipo de prohibición al respecto.

Siempre que no la hubiera, tampoco habría problema. El perro, el gato u otro animal doméstico, y sobre todo el dueño, deben hacer un uso adecuado de las zonas comunes de la comunidad y no entrar en zonas prohibidas para estos animales, como jardín o piscinas comunitarias, para evitar cualquier tipo de reclamación.

¡Consúltenos Ahora! Le Daremos Soluciones.

Consultas por Teléfono
807 403 167
Realice su consulta
online