Embargo de nómina por impago de un préstamo personal

contrato prestamo

El embargo de nómina por impago de préstamo personal es muy frecuente porque el importe del préstamo no suele ser tan alto como para embargar una vivienda, aunque sí se puede embargar un vehículo, según la cantidad adeudada.

Embargo por impago de préstamo

El contrato de préstamo puede darse entre particulares o puede ser un préstamo bancario. También distinguimos entre el préstamo de uso o comodato y el préstamo simple, que suele ser el préstamo mercantil, cuando alguno de los contratantes sea autónomo y el préstamo se destine a su empresa.

Los préstamos particulares que se hacen entre familiares o amigos y no suelen documentarse con ningún escrito, por lo que su prueba es difícil.

En cualquier caso, si se realiza por escrito también se pueden pactar intereses. Recomendamos que todo el dinero que se preste entre familiares y amigos se haga por escrito, para poder reclamarlo.

Mediante el contrato de préstamo, una de las partes entrega una cantidad de dinero a la otra con la condición de devolverlo en una fecha indicada. Llegado el momento del vencimiento, se pueden dar 2 opciones:

  • Que la persona devuelva el dinero voluntariamente en el plazo acordado.
  • Que no lo haga y haya que reclamarle el pago, primero mediante reclamación extrajudicial, y si no surte efecto, en la vía civil.

En ese momento, con la reclamación de cantidad mediante demanda, es cuando surge el problema de la prueba, pues siempre hay que fundamentar la reclamación. Si dispone de un contrato, perfecto. Sino, siempre puede llevar testigos ajenos al acuerdo.

También aconsejamos que, en cuanto pueda y si no lo ha hecho ya, haga que el posible deudor o prestatario firme un reconocimiento de deuda, que le facilitará mucho la futura reclamación.

Los préstamos bancarios, y hechos por entidades de crédito, también tienen carácter mercantil. Las partes son prestamista y prestatario.

  • Es un contrato que para su perfección exige la entrega de la cosa o cantidad prestada, que debe devolver con o sin intereses según se pacte.
  • Es un contrato traslativo de dominio, porque las cosas prestadas salen de la propiedad del prestamista y pasan a ser propiedad del prestatario.
  • Los préstamos no devengarán interés si no se hubiese pactado por escrito.
  • El contrato puede tener por objeto dinero, títulos de crédito o mercaderías.

Si el préstamo es gratuito solo genera la obligación de restituir. Si se trata de préstamo de dinero cumplirá el deudor devolviendo igual cantidad que la recibida salvo que se hubiere pactado interés por escrito.

En los préstamos de títulos o valores, pagará el deudor devolviendo otros tantos de la misma clase e idénticas condiciones o sus equivalentes si aquéllos se hubiesen extinguido, salvo pacto en contrario.

Si los préstamos fueren en especie, deberá el deudor devolver, igual cantidad en la misma especie y calidad, o su equivalente en metálico si se hubiese extinguido la especie debida.

Todo retraso del deudor en el cumplimiento de su obligación conlleva a la obligación de pagar intereses moratorios. Los intereses moratorios se exigen por el retraso en el pago de la deuda.

Llegada la fecha de vencimiento establecida surge la obligación de pago, y desde ese momento la deuda deviene liquida, exigible y vencida y reclamable.

En principio, solo cabe un embargo sobre la nómina, salvo que el segundo acreedor lo sea por alimentos o no se hayan agotado en el primer embargo los porcentajes embargables que contempla el artículo 607 de la LEC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *