Crear una empresa en Inglaterra desde España

crear empresa en Inglaterra

Está bastante generalizada la fama de que es muy fácil y rápido crear una empresa en Inglaterra, pero es importante realizar antes un estudio de mercado y contactar allí con un abogado para que lleve las cuestiones legales.

Crear una sociedad en el Reino Unido

Pueden darse dos opciones y vamos a comentar el régimen en el que se ampara cada una de ellas en España:

1. La primera, operar en Inglaterra con un establecimiento permanente, pero la sede principal del negocio estaría en España, por lo que, como empresarios, os toque tributar aquí.

– Los establecimientos permanentes sitos en el Reino Unido son divisiones administrativas de la sociedad matriz y carecen de personalidad jurídica propia. Es decir, son delegaciones de la misma empresa que se establece en otro
territorio.

– En este sentido, España tiene firmado un convenio para evitar la doble imposición con el Reino Unido, que especifica cómo tributan los beneficios y demás rentas obtenidas por los establecimientos permanentes, y cuándo y cómo pueden tributar por el Impuesto sobre Sociedades, aplicando la normativa al caso concreto.

– Sí deben llevar los EP una contabilidad propia, y deben tener una representación permanente (una persona establecida y trabajando allí).

2. La segunda consistiría en tener el negocio exclusivamente en Inglaterra, pero en todo caso, necesitaría allí un representante trabajador, para tributar allí y no en España, teniendo en cuenta las posibles operaciones vinculadas, valorándose a precio de mercado.

Crear empresa en Inglaterra online:

Aunque la empresa se puede crear online (ya hay muchas webs que lo ofrecen), necesitáis el alta en su Agencia Tributaria, cumplir con los trámites burocráticos y administrativos, alta en su Seguridad Social, Registro Mercantil, crear una cuenta bancaria, llevar la contabilidad y, sobre todo y más importante, buscar a un profesional que tenga conocimientos sobre la normativa mercantil, fiscal y laboral inglesa.

Una vez vistos los inconvenientes, es mejor vender dentro de Europa, pues todos los países europeos forman parte del Territorio Aduanero de la Comunidad, es un mercado único, y facilita mucho la exportación e importación de mercancías (que dentro del ámbito europeo se denominan transferencias intracomunitarias de bienes).

Así, el pago de los derechos en aduanas se rige por el Código Aduanero Comunitario. En aduanas se efectúa la liquidación del IVA a la importación o a la exportación. Al haber diferentes tipos de IVA en los distintos países, habrá que tener en cuenta la legislación de cada uno de ellos y los convenios bilaterales en la materia.

De forma general, si estáis pensando en operar desde España en Inglaterra, os informamos que en las operaciones intracomunitarias se suele seguir el siguiente procedimiento:

Exportación:

– Compras por un particular: éste se hace cargo del IVA al ser consumidor final.

– Compras por una empresa: se produce la inversión del sujeto pasivo, gravándose la operación en destino.

Importación:

– Compras por un particular: éste se hace cargo del IVA al ser consumidor final.

– Compras por una empresa: Al traerla aquí desde otro país, la transacción se realiza dentro del territorio nacional, y habría que distinguir:

Si quién os facilita la mercancía para su venta ha sido un particular, le pagáis mediante transferencia o de la forma acordada, el importe de la venta en euros junto con el impuesto. Si ha sido una empresa, se produce la inversión del sujeto pasivo, gravándose la operación en origen.

Quiénes efectúen operaciones intracomunitarias tienen que registrarse en el sistema INTRASTAT, si las operaciones igualan o superan los 250.000 euros.

También necesitaréis solicitar el NIF intracomunitario a efectos de IVA en la Agencia Tributaria e inscribiros en el Registro de Operadores Intracomunitarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *