Cuáles son las ventajas fiscales del matrimonio - Attardabogados.com

Cuáles son las ventajas fiscales del matrimonio


Ventajas-fiscales-del-matrimonio

Muchas personas consultan con nuestro despacho cuáles son las ventajas fiscales del matrimonio, frente a ser pareja de hecho, tanto para los hijos como para la tributación por el IRPF o por el impuesto de sucesiones si uno de los dos cónyuges fallece y deja herencia.

Vamos a explicar en qué consiste el impuesto sobre la renta en tributación conjunta o individual, en qué beneficia casarse para los hijos del matrimonio y en caso de fallecimiento sin testamento.

Ventajas fiscales de estar casados

El matrimonio es un contrato que se inscribe en el Registro Civil, da igual que se celebre por lo civil o por la iglesia, genera los mismos efectos para los cónyuges y para los hijos de la pareja.

Cuando dos personas viven en común, aunque tengan hijos, no se realiza el vínculo que otorga derechos al cónyuge, sino que estos extremos son más difíciles de conseguir porque hay que cumplir unos requisitos de convivencia y tiempo.

Por ejemplo, la pensión de viudedad, la declaración de la renta o el derecho a la herencia cuando la pareja fallece sin testamento.

Entre las ventajas tributarias que tenemos al estar casados y por lo que los asesores fiscales solemos recomendar este régimen nos encontramos las siguientes:

1. Posibilidad de tributación conjunta en el IRPF: este régimen de tributación es muy atractivo cuando los cónyuges tienen hijos o uno de ellos no trabaja. Además, existe la deducción por tributación conjunta que asciende a 3400 euros.

2. Herencia por fallecimiento de uno de los cónyuges: al estar casados, al cónyuge superviviente le corresponde el usufructo de un tercio de la herencia si hay hijos, o la mitad de la herencia si concurre con los padres del fallecido.

En caso de que el causante no tenga padres ni hijos, al cónyuge le corresponde el total de la herencia cuando no hay testamento.

3. Impuesto de sucesiones: dependiendo de la comunidad autónoma en la que nos encontremos, cónyuges e hijos pueden disfrutar de bonificaciones en el impuesto.

4. Pensión de viudedad: la puede solicitar el cónyuge casado, sin tener que demostrar ningún otro requisito.

5. Derechos de los hijos: Aquí nos encontramos con menos diferencias. Aunque la pareja no esté casada, los hijos van a tener los mismos derechos.

Habrá que tener en cuenta dónde vive y está empadronado el menor para ir al colegio, y las deducciones por hijos que sólo se podrá aplicar uno de los miembros de la pareja.

Los beneficios fiscales son importantes para decidirse a dar el paso y preparar la boda. No dude en consultarnos su situación actual y le aconsejaremos según su caso concreto.

¡Consúltenos Ahora! Le Daremos Soluciones.

Consultas por Teléfono
807 403 167
Realice su consulta
online

0 Opiniones sobre el artículo

Introducir comentario

Nombre*  
Email*     
Su Web   

Su comentario:
Acepto el aviso legal y la política de privacidad