Custodia compartida con malos tratos

custodia-compartida-con-malos-tratos

Aunque la custodia compartida con malos tratos es un tema muy delicado que debe tratarse en el Juzgado, si se encuentra en esta situación, vamos a informarle sobre cómo está el asunto en legalmente tratado y las sentencias que hay al respecto actualmente.

Custodia de hijos con sentencia de violencia

Algunas Comunidades Autónomas tienen un régimen que difiere de los establecido en el Código Civil sobre custodia compartida, porque han podido aprobar sus propias leyes a este respecto.

En esos casos, habrá que estar a lo que dicte el Juzgado, aunque quepa recurso y se pueda esgrimir la normativa estatal en caso de riesgo objetivo para el menor.

El Código Civil establece expresamente que no se adoptará la custodia compartida cuando uno de los padres esté incurso en un proceso penal por haber atentado contra la vida del otro cónyuge o de los hijos.

En este tipo de atentado se incluye la integridad física o moral, la libertad en general y la libertad sexual. Tampoco se acordará custodia compartida si hay indicios fundados de violencia.

Por su parte, el Anteproyecto de Ley sobre el ejercicio de la corresponsabilidad parental, que fue aprobado y sigue su tramitación para convertirse en Ley, es bastante más restrictivo, estableciendo lo siguiente:

– En caso de violencia doméstica y de género, no se permite que los hijos estén o se comuniquen con el padre o madre que haya sido condenado, hasta que se extinga la responsabilidad penal, con la salvedad de que el Juez puede decidir en contrario.

En este sentido, la Fiscalía emitió un informe que animaba a seguir manteniendo la comunicación entre padres e hijos para evitar la ruptura definitiva de la relación.

Además, se establece que el Juez tendrá que valorar la mayor o menor gravedad del caso (como, por ejemplo, las posibilidades de reincidir) y, por tanto, debe mantenerse el esquema establecido en el Código Civil y que sea el Juez el que, a la vista de las circunstancias, limite ese derecho.

Por otra parte, hay que aclarar que esa disposición no solo afecta a los progenitores que pidan custodia compartida, sino también a la custodia individual o monoparental y al régimen de visitas.

– Los indicios de violencia doméstica o de género pueden apreciarse también en un procedimiento civil por parte del Juez, sin que necesariamente se haya iniciado un proceso penal mediante denuncia por malos tratos, pero cuando la parte aporte pruebas fundadas de tales hechos.

En definitiva, lo que se debe buscar es el interés superior del menor aplicando las medidas que sean oportunas según el caso concreto al que se enfrente el Juez y apoyando su decisión en informes de la Fiscalía de Menores, del equipo técnico del Juzgado y escuchando al propio menor, si fuera mayor de 12 años o tuviera la madurez suficiente para ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *