Declaración de herederos

pasos para aceptar herencia

La declaración de herederos se realiza cuando un familiar cercano fallece sin haber hecho testamento.

Se regula por la Ley de Enjuiciamiento Civil, y consiste en que los padres, hijos o cónyuge del fallecido expresen de forma fehaciente ante notario que ellos son los únicos herederos.

En cualquier caso, si surgen otros posibles herederos o personas que crean que tienen derecho a la herencia, o si el fallecido no deja familiares cercanos, será el Juzgado de Primera Instancia de la localidad en que el difunto hubiere tenido su último domicilio el que resuelva la cuestión.

Pasos para aceptar o renunciar a una herencia

1. Solicitar al Registro Civil un certificado de defunción, se puede pedir más de uno, por si se necesitan en otros trámites.

2. Como podemos no saber si el difunto ha hecho testamento o no, tendremos acudir al Registro General de Actos de Última Voluntad y pedir un certificado de últimas voluntades, que es  el documento que acredita si una persona ha hecho testamento y ante qué notario lo hizo.

El Registro de Actos de Últimas Voluntades:

Es un registro de carácter informativo que proporciona información sobre si una persona ha otorgado actos de última voluntad.

Eso sí, las certificaciones que expida no garantizan la autenticidad y validez del testamento otorgado, ni si existe o no otros actos, como el caso del ológrafo, que puede revocar a un testamento notarial anterior.

Existe un Registro Central que se lleva en la Dirección General de los Registros y del Notariado, y en otras Gerencias territoriales, como las delegaciones del Ministerio de Justicia en cada provincia.

Por su parte, los Notarios llevan registros particulares de los actos que autorizan en el protocolo. Todos los Registros son reservados, de modo que, sólo podrán expedirse certificaciones cuando lo solicite:

  • El Tribunal o autoridad.
  • El propio otorgante.
  • Cualquier persona, si acredita o consta acreditado por documento fehaciente el fallecimiento de quien se desee obtener información de actos de última voluntad y siempre y cuando hayan transcurrido 15 días desde la fecha de la defunción.

Si el certificado necesita surtir efectos en el extranjero, no olvide avisar a quien lo expida que lo legalice mediante la apostilla de la Haya.

3. Si se ha otorgado testamento, los herederos habrán de dirigirse ante el Notario que se ha otorgado y pedir copia autorizada del mismo. Si no hay testamento, se procede a la declaración de herederos.

4. una vez que sepamos si nuestro familiar a hecho testamento, y qué bienes contiene, podemos aceptar o renunciar a la herencia.

Si no se ha hecho testamento, antes de aceptar o renunciar, se procede a realizar un inventario de los bienes, derechos y deudas que tenía el fallecido.

Inventario de bienes de la herencia:

Para saber qué bienes están a nombre del fallecido e integran la herencia, es conveniente acudir a los distintos Registros y entidades:

  • Registro de la Propiedad, donde podemos averiguar si existen bienes inmuebles a su nombre a fecha de fallecimiento.
  • Registro Mercantil, si el fallecido era titular de alguna sociedad o tenía acciones o participaciones en ellas.
  • Los Bancos, para saber si hay cuentas corrientes, depósitos u otros productos a nombre del fallecido.
  • Jefatura de Tráfico, si el fallecido era titular de algún vehículo.
  • Además, se realiza la liquidación de los bienes gananciales, incluyendo la mitad del fallecido en la masa hereditaria.

Dinero en metálico, joyas y otros bienes y derechos del fallecido que puedan averiguarse mediante el conocimiento de algún familiar o acudiendo a otros registros públicos y entidades aseguradoras.

5. Aceptación de la herencia. Se hace de 2 formas:

  • Pura y simplemente, en la que se acepta todo, bienes y derechos, obligaciones y deudas.
  • A beneficio de inventario, en la que se pagan todas las deudas, si existieran, con el patrimonio de la herencia y, si sobra algo, se traslada a los herederos.

La aceptación puede hacerse de forma expresa o tácita, en documento público o privado, o mediante actos que supongan necesariamente la voluntad de aceptar.

  • Renuncia de la herencia. Si no se quiere aceptar la herencia, el llamado a su aceptación debe realizar la declaración de voluntad de no ser heredero y no adquirir los bienes hereditarios. Se exige que se haga de forma expresa, en documento auténtico o público, o ante el juez competente para conocer de la sucesión.

6. La partición de la herencia. Una vez aceptada, la masa hereditaria que formaba una comunidad de bienes y derechos se particiona entre todos los herederos y se adjudican los bienes de forma individual entregando la propiedad de los mismos según la cuota de cada heredero.

Hay varias formas de partir la herencia:

  • Partición voluntaria, la hacen los herederos de común acuerdo. Es conveniente hacerla en escritura pública ante Notario y será obligatorio hacerlo de este modo cuando existen bienes inscribibles en los Registros Públicos.
  • Si los herederos no están de acuerdo sobre cómo repartir los bienes de la herencia, será el Juez de Primera Instancia e que hará la división de la herencia o partición judicial. El Juez designará a un Perito para que forme el cuaderno particional con el reparto de los bienes de la herencia.
  • También puede realizar la división el contador-partidor, nombrado por el testador en el testamento para que realice la partición de la herencia, o nombrado por el Juez a solicitud de los herederos que representen al menos el cincuenta por ciento del haber hereditario. La partición de la herencia realizada por el contador-partidor requerirá la aprobación del Juez una vez hecha.

7. Pago del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Debe hacerse en el plazo de 6 meses, a contar desde el fallecimiento.

Un comentario en “Declaración de herederos”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *