Derecho comunitario

El derecho comunitario tiene su origen en la unión de Estados soberanos. Las Comunidades Europeas son organizaciones supranacionales autónomas que ejercen los poderes que los Estados miembros de las mismas les han cedido desde el momento de su integración en ellas. Proceso que se inicia con:derecho de la unión europea

  • el Tratado de París de 1951, que creó la CECA (Comunidad Europea del Carbón y del Acero)
  • los Tratados de Roma de 1957 que instituyeron la CEE (Comunidad Económica Europea) y la CEEA O EURATOM (Comunidad Europea de Energía Atómica).

A partir de ahí, la evolución en un doble frente: incorporación de nuevos Estados y modificación de Tratados originarios.

Instituciones que ejercen las competencias propias de la Unión Europea:

Parlamento Europeo, Consejo Europeo, Consejo de Ministros, Comisión Europea, Tribunal de Justicia.

Las relaciones entre el ordenamiento comunitario y el ordenamiento español

El derecho comunitario forma parte del derecho nacional de los estados miembros, es inmediatamente aplicable, lo que significa que la norma comunitaria adquiere de forma automática el status de derecho positivo.

La norma comunitaria tiene un doble efecto en el ordenamiento jurídico español: primacía de la norma comunitaria entendida como prioridad aplicativa que el Tribunal Constitucional acepta incluso frente a la ley nacional posterior y en materia de derechos fundamentales.

Principios que rigen la relación del Derecho Comunitario

  • Principio de atribución de competencias: las competencias de la UE le son otorgadas por los Estados a través de los Tratados.
  • Principio de subsidiariedad: la Unión sólo debe intervenir en la medida en que los objetivos de la acción pretendida no puedan ser alcanzados de manera suficiente por los Estados miembros y, por consiguiente, puedan alcanzarse mejor debido a la dimensión o a los efectos de la acción contemplada a nivel comunitario
  • Principio de proporcionalidad: ninguna acción de la Unión excederá de lo necesario para conseguir los objetivos del Tratado. (complementa al anterior principio)
  • Principio de responsabilidad: de los Estados miembros frente a los particulares por los daños y perjuicios derivados de infracciones del Derecho Comunitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *