Despido disciplinario por transgresión de la buena fe - Attardabogados.com

Despido disciplinario por transgresión de la buena fe


despido-disciplinario-por-transgresion-de-la-buena-fe

El Estatuto de los Trabajadores establece el despido disciplinario por transgresión de la buena fe contractual o por abuso de confianza del trabajador en la empresa y en este artículo queremos especificar cuáles suelen ser esos casos.

Motivos para el despido disciplinario

Son muchos los supuestos de transgresión de la buena fe y la mayoría han sido determinados por la jurisprudencia (sentencias sobre otros trabajadores que han sido despedidos por este motivo y confirmadas por los juzgados).

Algunos casos pueden sancionarse por vía interna de la empresa pero, si hablamos de conductas graves o reiteradas, la sanción a imponer será el despido disciplinario.

Entre estas conductas podemos encontrar:

– Una muy común desde hace unos años, y es el uso indebido de internet en el trabajo, con fines privados. Aquí hay que tener en cuenta si es un uso puntual y en qué condiciones se realiza.

– El abuso de confianza no cobrando, por ejemplo, productos adquiridos por personas conocidas, familiares u otros empleados; o cerrar el local antes de la hora del cierre.

– Falta de realización de las funciones o extralimitación en ellas, realizar funciones que no le corresponde sin autorización.

Engaños del trabajador a la empresa con respecto a una incapacidad temporal o a ausencias esporádicas del trabajo o petición de permisos.

Competencia desleal, transgrediendo el deber de fidelidad o una cláusula de no competencia, así como la lealtad que debe el trabajador a la empresa según contrato y la buena fe.

– Las más graves son los hurtos (de comida, dinero, etc) o la apropiación indebida de material de oficina o documentación confidencial que no corresponde conocer al trabajador, por ejemplo.

– También las conductas negligentes del trabajador, sin observar la diligencia debida, o las conductas imprudentes graves. Las coacciones al empresario para conseguir algo que de otra forma no podría.

Todo ello, sin perjuicio de las responsabilidades penales que puedan derivarse de alguna de esas conductas.

En estos casos, la empresa puede terminar la relación laboral con el trabajador alegando un despido disciplinario (por culpa de este) sin indemnización pero sí con derecho a desempleo. Aunque, como normalmente decimos, y sobre todo en este tema, hay que estar al caso concreto para saber si el despido es procedente o no.

¡Consúltenos Ahora! Le Daremos Soluciones.

Consultas por Teléfono
807 403 167
Realice su consulta
online

0 Opiniones sobre el artículo

Introducir comentario

Nombre*  
Email*     
Su Web   

Su comentario:
Acepto el aviso legal y la política de privacidad