El matrimonio

El matrimonio, celebrado de forma civil o religiosa, se rige por la misma normativa, y puede ser regulado antes o después de su celebración mediante capitulaciones matrimoniales.

El Régimen Económico Matrimonial:

Uno de los aspectos esenciales del matrimonio es su régimen económico matrimonial, que en España pueden ser la sociedad de gananciales, la separación de bienes y el menos conocido, el régimen de participación.

La Sociedad de Gananciales:

A falta de capitulaciones o cuando éstas sean ineficaces, el régimen económico-matrimonial será el de la socie­dad de gananciales; de modo que el régimen de gananciales actúa en defecto de pacto expreso de los cónyuges.

Mediante este régimen, se hacen comunes para los cónyuges las ganancias obtenidas indistintamente por cualquiera de ellos, que les serán atribuidos por mitad cuando se disuelva.

Esas ganancias se materializan en cosas, bienes o derechos; sin embargo, su cálculo no se produce hasta el momento de su disolución. Hasta entonces, lo que existen son bienes calificados legalmente como “gananciales” y cargas que han de soportar.

En el régimen de sociedad de gananciales se distinguen claramente: Por un lado, el patrimonio privativo o propio de cada uno de los cónyuges y, por otro, el patrimonio ganancial afecto al sostenimiento de los gastos y cargas del matrimonio.

Que son los bienes privativos:

1. Bienes y derechos que pertenecieran a cada cónyuge al comenzar la sociedad.

2. Bienes que cada cónyuge adquiera después por título gratuito; esto es, por donación o sucesión hereditaria.

3. Las donaciones que se hicieran conjuntamente a los cónyuges por razón del matrimonio pertenecen a ambos en pro indiviso, salvo disposición contraria del donante. Las donacio­nes y disposiciones testamentarias hechas tras el matrimonio serán gananciales si:

a) Son hechas ambos conjuntamente.
b) Ambos las aceptan.
c) salvo pacto contrario del donante o testador.

4. Bienes adquiridos a costa o en sustitución de bienes privativos.

5. Bienes adquiridos por derecho de retracto perteneciente a uno solo de los cónyuges, aunque fuera usando dinero ganancial.

El derecho de retracto es privativo cuando proviene, ex lege o por vía contractual, de un derecho que pertenecía privativamente; así el caso del arrendamiento privativo con opción de compra o retractos legales en situaciones de comunidad, etc.

Si se hubiera usado dinero ganancial, la sociedad será acreedora del cónyuge propietario por el valor satisfecho. Por otra parte, la propiedad intelectual es un bien privativo dado que constituye un conjunto de derechos personalísimos. Otra cosa son los rendimientos que produzca su explotación, que serán gananciales.

6. Bienes y derechos patrimoniales inherentes a la persona y los no trans­misibles inter vivos. Se habla aquí de las indemnizaciones debidas por la infracción de derechos personalísimos (honor, intimidad, imagen); y de derechos intransmisibles, como es el caso del derecho de uso y habitación. Indemnizaciones por daños inferidos a uno de los cónyu­ges o a sus bienes privativos. Se sienta el principio de que las indemnizaciones no son nunca ganancias.

7. Ropas y los objetos de uso personal que no sean de extraordinario valor.

8. Instrumentos necesarios para el ejercicio de la profesión u oficio, sal­vo cuando sean parte integrante de establecimiento o explota­ción de carácter común.

Los bienes anteriores, aun cuando fueran adquiridos con fondos comunes, no pierden su carácter privativo. Eso sí, la disposición de dichos fondos genera un crédito de la sociedad contra el cónyuge adquirente.

Qué son los bienes gananciales:

1. Bienes obtenidos por el trabajo o la industria de cualquiera de los cón­yuges; hablamos aquí de los rendimientos del trabajo. La Indemnización por extinción de relación laboral es privativa, ya que no retribuye trabajo procedente ni es complemento de sueldos percibidos, sino que proviene de la pérdida de trabajo.

2. Rentas, frutos o intereses de capital privativo o ganancial, que deben entenderse como netos –descontados gastos para su percepción-.

3. Bienes adquiridos a título oneroso a costa del caudal común, ya sean para la comunidad o para uno sólo de los esposos.

4. Bienes adquiridos por derecho de retracto de carácter ganancial, aunque se hubiera usado dinero privativo de uno de los cónyuges.

5. Empresas y establecimientos fundados durante la vigencia de la socie­dad, por uno o ambos cónyuges, a expensas de los bienes comunes. Se habla aquí de empresas individuales, puesto que las societarias serán privativas o gananciales según el carácter –privativo o ganancial- de las participaciones o acciones de los cónyuges.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *