El menor se niega a cumplir el régimen de visitas - Attardabogados.com

El menor se niega a cumplir el régimen de visitas


menor-se-niega-a-cumplir-el-regimen-de-visitas

Muy frecuentemente los menores no quieren ir con el padre o con la madre durante el fin de semana: o porque no se llevan bien con ellos, porque están lejos de sus amigos, etc. Pero, ¿Puede un menor negarse a cumplir el régimen de visitas?

Negarse a ir con el progenitor no custodio

La respuesta es no. Los menores no pueden negarse a ir con el padre o con la madre durante el tiempo que les toque, puesto que no tienen la capacidad suficiente para ser autónomos.

Sin embargo, si el progenitor que tiene la custodia piensa que el hijo no está bien con su expareja o que hay un problema grave y de fondo que hace que el menor rechace la compañía del otro, debe iniciar un procedimiento para ponerlo en conocimiento del Juez.

La negativa del menor debe estar motivada y justificada. El procedimiento consiste en poner una demanda de modificación de medidas del convenio regulador.

Los hijos, a partir de los 12 años o si cuentan con la madurez suficiente, serán escuchados por el Juez que atenderá y valorará los motivos de su negativa.

También pueden aportarse informes psicológicos, pruebas de la mala influencia de las personas que están con el menor en casa del progenitor no custodio, o incluso solicitar que a este se le hagan análisis toxicológicos si se creyera que ese es el caso y se tuviera algún indicio.

Mientras no haya salido la sentencia que apruebe o deniegue la modificación, el convenio debe seguir cumpliéndose en toda su extensión.

Pero si el padre o la madre custodios creen que va a haber algún riesgo para el niño si el menor se va con el otro progenitor, puede solicitar (siempre justificando ese miedo) la adopción de medidas cautelares hasta que se dicte la sentencia.

Finalmente, las medidas a adoptar por parte del Juez pueden ser variadas. Mantener el vínculo o una buena relación con el padre o la madre es un derecho y una obligación de ambos, siempre que se pueda llevar a cabo.

Así, el Juez puede obligar al cumplimiento del régimen de visitas, puede imponer a un profesional (un tercero) para mejorar la comunicación entre padre e hijo, o limitar las visitas y luego ir ampliándolas conforme vayan teniendo más relación.

En los casos más serios, el Juez puede ordenar que las visitas sean supervisadas (en un punto de encuentro, por ejemplo, o por un familiar) y no incluir en ellas la pernocta.

Si la situación fuera muy grave porque el padre o la madre no pudieran hacerse cargo del menor, incluso se le podría quitar la patria potestad del mismo.

¡Consúltenos Ahora! Le Daremos Soluciones.

Consultas por Teléfono
807 403 167
Realice su consulta
online

0 Opiniones sobre el artículo

Introducir comentario

Nombre*  
Email*     
Su Web   

Su comentario:
Acepto el aviso legal y la política de privacidad