Reducir el pago del Impuesto de Sociedades

impuesto de sociedades

El IS se regula en el Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades y en su Reglamento de desarrollo, ambos de 2004. Han sufrido reformas continúas, la última en este año 2013.

Qué beneficios debo declarar en el impuesto

Es un impuesto directo que grava la obtención de renta por el sujeto pasivo y se aplica en todo el territorio español, salvo en Navarra, País Vasco, Islas Canarias, Ceuta y Melilla. Ese es su hecho imponible, la obtención de renta.

Pero no toda la renta o beneficio que obtiene una sociedad queda gravada. En la ley se establecen varios conceptos que no se van a tener en cuenta para calcular el importe a ingresar por este impuesto:

  • Nos referimos a los supuestos de no sujección, como algunas subvenciones, donaciones, daciones en pago, o revalorizaciones contables.
  • También hay supuestos de exención, como algunas rentas procedentes del extranjero o donativos para entidades sin ánimo de lucro. Esto significa que la renta que proviene de estos conceptos está sujeta pero, si se cumplen los requisitos establecidos en la norma, quedarán exentas.

En cuanto a los gastos, no todos son deducibles. Hay que tener en cuenta la diferencia entre gasto contable y gasto fiscal. Por EJEMPLO, Una multa impuesta a la sociedad es un gasto contable, pero desde el punto de vista fiscal no es deducible. Por ello, para calcular la base imponible del impuesto hay que hacer un ajuste contable.

Rentas presuntas:

Y al contrario, puede haber rentas que no se hayan contabilizado, o que el empresario no haya incluido en su declaración, y que deban quedar sujetas y ser declaradas porque la sociedad no ha gestionado bien el impuesto o no ha cumplido con sus obligaciones formales. Hablamos aquí de las rentas presuntas, que admiten prueba en contrario:

  • Una empresa que tiene sede en el extranjero pero sus activos principales están en España.
  • Ser titular de elementos no contabilizados debidamente.
  • Rentas que provengan de activos ocultos.
  • Descubrimiento de deudas inexistentes.
  • No declarar bienes o derechos situados en el extranjero conforme a la obligación que establece el Modelo 720.

Liquidación del impuesto:

El impuesto de sociedades se liquida dentro de los 25 primeros días del mes de julio, anualmente. Sin embargo, durante los primeros 20 días de abril, octubre y diciembre, las sociedades tendrán que declarar e ingresar, si procede, el importe de los pagos fraccionados. Algunas empresas pueden hacer la declaración mensualmente.

Cuanto menos sean los beneficios, menos impuestos se pagan. Hay que intentar incluir todos los gastos deducibles y todas las amortizaciones que se puedan.

  • Para la liquidación del IS partimos de la contabilidad. Al resultado contable se le hacen ajustes positivos o negativos, dependiendo de lo que corresponda. El resultado de estas cuentas dará la Base Imponible del impuesto.
  • A la base imponible se le aplica el tipo de gravamen, dando como resultado la Cuota Íntegra.
  • A la cuota íntegra, si procede, se le restarán las deducciones por doble imposición interna de dividendos y plusvalías, por doble imposición internacional, las bonificaciones, y las deducciones por inversión, reinversión y creación de empleo, dando lugar a la Cuota Líquida.
  • Por último, a la cuota líquida restamos las retenciones y pagos a cuenta hechos con anterioridad y obtendremos el RESULTADO del impuesto, a ingresar o a devolver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *