Impuesto sobre sucesiones y donaciones - Attardabogados.com

Impuesto sobre sucesiones y donaciones

El impuesto sobre sucesiones y donaciones está regulado en la Ley 29/1987 y desarrollado por Reglamento 1629/1991. También en la Ley 22/2009, que recoge el sistema de financiación de las Comunidades Autónomas.

El ISD es un impuesto directo, que grava una manifestación de riqueza, teniendo en cuenta las circunstancias personales de quién va a recibir el importe por:

1.- La adquisición de bienes por herencia, legado o cualquier otro título sucesorio.

2.- La adquisición de bienes y derechos por donación o cualquier otro negocio gratuito intervivos.

3.- La percepción de cantidades por los beneficiarios de contratos de seguros sobre la vida, siempre que el contrato sea de persona distinta al beneficiario. Si el contratante y el beneficiario son la misma persona, tributará por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Hay que tener en cuenta, a la hora de liquidar el impuesto, las presunciones que marca la Ley para decir que hay una transmisión lucrativa, aunque son presunciones que admiten prueba en contrario.

Para liquidar el ISD, lo primero que tenemos que saber es la normativa a aplicar, al ser un impuesto cedido a las Comunidades Autónomas.

1.- Para saberlo, hemos de atender a dónde el causante o fallecido hubiere permanecido un mayor número de días de los 5 años inmediatos anteriores.

2.-En donaciones, distinguiremos los siguientes supuestos: si la donación es de un bien inmueble, donde radique el mismo. Si la donación es de los demás bienes y derechos, en la Comunidad Autónoma donde el donatario (quién recibe los bienes) hubiere permanecido un mayor número de días del período de los 5 años inmediatos anteriores.

Sucesiones:

En sucesiones, en caso de matrimonio, habrá que disolver la sociedad de gananciales. Siempre que no se haya establecido nada distinto en Capitulaciones Matrimoniales, se repartirán los bienes al 50 por ciento. Hay que tener en cuenta en la disolución del régimen matrimonial, que hay determinados bienes que tienen derecho a reducción en la herencia.

Una vez disuelta, hay que añadir los bienes a los que hubiere privativos del causante o fallecido, con lo que obtenemos el Caudal Relicto.

El siguiente paso es el cálculo del ajuar doméstico. Normalmente, salvo que se pacte algo distinto, el ajuar se calcula en el 3% del caudal relicto. Se puede aplicar un valor superior, un valor inferior o simplemente probar que no existe. En caso de que hay un cónyuge sobreviviente, se resta el 3% del valor catatastral de la vivienda habitual del matrimonio.

Cargas, deudas y gastos deducibles: las cargas aparecen directamente establecidas sobre los bienes y disminuyen su valor. Las deudas han de ser acreditadas o justificadas y a favor de terceros, para poder ser deducibles. Los gastos deducibles son los de testamentaria  los de última enfermedad, entierro y funeral, siempre que se justifiquen y sean acordes a los usos y costumbres de la localidad.

¡Consúltenos Ahora! Le Daremos Soluciones.

Consultas por Teléfono
807 403 167
Realice su consulta
online