Retrasos en el pago de la incapacidad temporal

incapacidad temporal

La incapacidad temporal es una ayuda que se le da a los trabajadores que tengan una enfermedad, o que hayan tenido un accidente, sin que éste se haya producido en el trabajo obligatoriamente.

Incapacidad temporal de los trabajadores

Para solicitarla, el trabajador debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Si se trata de enfermedad o accidente no laboral: estar dado de alta en la Seguridad Social como trabajador por cuenta ajena y tener 180 días cotizados en los últimos 5 años.
  • Si es una enfermedad profesional, o un accidente laboral: no se exigen requisitos de cotización.
  • Para las situaciones de incapacidad temporal por embarazo, consulte este artículo: baja por maternidad.

Los trabajadores a tiempo parcial y los que tengan contrato fijo discontinuo también pueden cobrar el subsidio por incapacidad temporal, según las condiciones concretas de su contrato.

Dónde solicitar la IT y cuantía del subsidio

Se puede solicitar en el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o en la Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales a la que esté adscrita la empresa. Tanto la baja, el seguimiento, como el alta, las autoriza el médico dependiendo de su estado y de las mejoras o el empeoramiento de su salud.

La cuantía de la ayuda dependerá del motivo por el que el trabajador se acoja a la incapacidad temporal:

  • En caso de enfermedad o accidente no laboral: se paga el 60% de la base reguladora desde el 4º día de la baja hasta el día 20º, y el 75% desde el día 21 en adelante.
  • Si es una enfermedad profesional, o un accidente laboral: se paga el 75% de la base reguladora desde el día siguiente al de la baja.

En general, el subsidio se pagará hasta que finalice la situación de incapacidad, cuando el trabajador se recupere, cuando el médico le de alta o se tramite una incapacidad permanente.

Quién paga la incapacidad temporal: la empresa o la seguridad social

  • Desde el primer día hasta el 3º: no los paga nadie. Se considera un período de transición para ver si la incapacidad va a durar un tiempo considerable o si el trabajador va a volver a la empresa dentro de ese tiempo.
  • Entre el 4º y día 15º: estos días los paga la empresa en la misma fecha que hace el pago del sueldo y descontando la cotización a la seguridad social y las retenciones por el IRPF.
  • A partir del 16º día: lo paga la seguridad social o la mutua, hasta el día del alta o hasta que se haya cumplido la duración máxima de la ayuda, que será de 365 días (1 año), prorrogables otros 180 días (6 meses más) si el médico que hace el seguimiento lo estima conveniente.
Veamos un EJEMPLO:
 
Manolo trabaja para una empresa de materiales de construcción, cobra 1500 euros brutos mensuales, incluido el prorrateo de las pagas extraordinarias. Le ha dado un lumbago que no le permite coger peso y su médico de la seguridad social le ha concedido la baja por enfermedad común el día 6 de mayo de 2013.
 

  • Hasta el 5 de mayo cobrará la parte proporcional de su sueldo que le corresponde por los días trabajados: (1500/30)*5= 250 euros.
  • Por los 3 primeros días (del 6 al 8) no cobra nada, como ya hemos comentado. Esperamos que Manolo se recupere y vuelva a trabajar.
  • Como todavía se encuentra mal y no ha vuelto a la empresa, el empresario le pagará la baja durante los 17 días siguientes: (1500/30)*0,60=  30*17= 510 euros.
  • Los demás días, (del 25 al 30 de mayo) el pago de la cuota lo hace la seguridad social o la mutua, al 75%: (1500/30)*0,75= 35,50*5 días=187,50 euros.

Todos los cálculos tendrán que ajustarse según el tipo de retención que se aplique al trabajador por IRPF y según su cotización a la seguridad social.

En los meses siguientes veremos si Manolo se recupera o si seguirá de baja cobrando lo mismo que en el punto punto, el 75% de la base reguladora.

Trabajador autónomo:

Los autónomos también pueden solicitar la baja por incapacidad temporal. Tienen que tener esta contingencia cubierta en las cuotas mensuales que ingresan a la seguridad social.

En estos casos, la cobertura deberá estar formalizada con una mutua, que por defecto y si no se elige otra, suele ser Ibermutuamur. Y el autónomo tendrá que comunicarle a la mutua su situación presentando el parte de baja y la confirmación, y será ella la que haga el pago.

Si no tiene la contigencia cubierta, siempre puede solicitarla antes del 1 de octubre de cada año. Los efectos estarán vigentes a partir del 1 de enero del año siguiente. Si tiene dudas, consúltenos y le aconsejaremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *