La condición en el contrato. Condición suspensiva y resolutoria

contratos con condicion

La condición impuesta en un contrato hace depender la eficacia del negocio jurídico de un suceso futuro o incierto, o de un suceso pasado, que no conozcan las partes. La condición es una absoluta y total incertidumbre.

Hecho futuro e incierto, algo que está fuera de nuestra voluntad. En las obligaciones condicionales, la adquisición de los derechos, así como la pérdida de los ya adquiridos, dependerá del acontecimiento que constituye la condición.

Clases de condiciones:

  • La condición suspensiva, el negocio existe desde un primer momento pero queda en suspenso hasta que se produzca la condición. Si no se cumple la condición, no se transmite nada. Por ejemplo: yo te doy la herencia si te sacas una Licenciatura.
  • La condición resolutoria, el negocio jurídico existe desde un primer momento y produce efectos desde un primer momento, pero en el momento en que se cumpla la condición, ese negocio quedará resuelto. Por ejemplo: yo te alquilo un piso de mi propiedad hasta que me case, cuando me case te vas.

A veces la condición ni suspende ni resuelve sino que se dan varias opciones y ayuda a elegir o una u otra. Por ejemplo: si el PIB (producto interior bruto) en ese momento está en X, yo te vendo la casa en este precio, si el PIB está en otro X, yo te vendo la casa a este otro precio.

  • La condición potestativa, es una condición que depende de la voluntad de una de las partes contratantes o de la voluntad del heredero. Por ejemplo: yo te doy el dinero si el 1 de mayo estas en Sevilla.

Se distingue entre:

1. Las condiciones puramente potestativas: son las que dependen única y exclusivamente del arbitrio de las partes. Por ejemplo: yo te dono un dinero si el día tal tu madre te saluda. Este tipo de condiciones son nulas.

2. Las simplemente potestativas: depende de que se cumpla un interés, una dificultad o una circunstancia. Por ejemplo: yo te dono el dinero si doy la vuelta al mundo.

  • Causal, depende de una circunstancia ajena a la voluntad de las partes o a la voluntad de un tercero.
  • Mixtas, dependen en parte de la voluntad de las partes o en parte de la voluntad de un tercero ajeno a las partes.

Condiciones imposibles, ilícitas e inmorales, estas condiciones anulan la obligación, no el negocio jurídico. Se tienen por no puestas en el negocio. Si es un negocio jurídico testamentario, se tienen por no puesta la condición en el nombramiento.

  • Condiciones imposibles, son aquellas que no se pueden verificar por causas físicas o jurídicas, son de imposible cumplimiento. Por ejemplo: te daré el dinero si estas sin respirar durante dos horas.
  • Condiciones ilícitas e inmorales, van contra la ley, el orden público, la moral, el ordenamiento jurídico o las buenas costumbres. Por ejemplo: yo te doy un dinero si matas a tal persona. También se deja al arbitrio de terceros. Por ejemplo: yo te doy 1000 si Juan mata a Pedro.

Condiciones positivas y negativas:

  • Condición positiva: consiste en que se realice un determinado acontecimiento, en un tiempo determinado. La obligación se extingue desde que pasa el tiempo o sea indudable que el acontecimiento no tendrá lugar. El problema de este tipo de condiciones es que no se recoge en el Código Civil qué pasa en el caso de que se dé una condición positiva sin plazo.
  • Condición negativa: la eficacia del negocio depende de que no ocurra un determinado evento. Testamento (si es suspensiva no produce efectos hasta que se de la condición, que es cuando puede aceptar o repudiar la herencia, excepto si es negativa). La condición de que no ocurra algún suceso en tiempo determinado hace eficaz la obligación desde que pasó el tiempo señalado o sea evidente que el acontecimiento no puede ocurrir. No tiene porque estar hecha la condición, puede cumplirse habiéndose pasado el plazo. Cumplida la condición, tiene efectos retroactivos hasta la declaración de voluntad.

Cumplimiento ficticio de la condición:

Inter vivos: entre personas vivas se entenderá cumplida la condición cuando el obligado impidiese voluntariamente su cumplimiento.

Mortis causa: cuando una de las dos personas relacionadas por el contrato haya fallecido, se entenderá cumplida cuando, sin culpa o hecho propio del heredero o legatario, no pueda tener efecto la institución o el legado en los mismos términos que haya ordenado el testador. Deberá cumplirse en otros, los más análogos y conformes a su voluntad.

Cuando el interesado en que se cumpla o no, impidiere su cumplimiento sin culpa o hecho propio del heredero o legatario, se considerará cumplida la condición.

En definitiva, los elementos esenciales del contrato son los siguientes:

  • la voluntad o el consentimiento de crear un determinado negocio, la causa, la forma y el objeto del mismo.
  • Pero también nos encontramos con elementos accidentales en un contrato, como son la condición, el término y el modo.

2 comentarios en “La condición en el contrato. Condición suspensiva y resolutoria”

  1. Hace tiempo tuve que firmar un contrato con condición con un familiar, por diferentes motivos. Al final resulta que la condición era ilícita y no tuve que cumplirla. Me hubiera ayudado mucho este post. Es muy claro.

  2. Se puede considerar contrato con condición suspensiva el que dependa de un ayuntamiento la inclusión en su nuevo PGOU de una determinada parcela y el ayuntamiento en cuestión lleva ocho años y medio con el pgou paralizado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *