Disolver una sociedad limitada con deudas

como-disolver-una-sociedad-limitada-con-deudas

Explicamos cómo disolver una sociedad limitada con deudas, que suele ser el principal motivo de los socios para disolver la comunidad y liquidar la sociedad o terminar con el proindiviso y dejar a los otros socios su parte.

Características de la sociedad limitada

La Sociedad de Responsabilidad Limitada se caracteriza por las siguientes notas:

1. Es una sociedad capitalista. El capital, que estará dividido en participaciones sociales, iguales, acumulables e indivisibles, se integrará por las aportaciones de todos los socios, quienes no responderán personalmente de las deudas sociales. La responsabilidad se limita al capital aportado.

2. En cuanto a la razón social, En la denominación de la Compañía deberá figurar necesariamente la indicación Sociedad de Responsabilidad Limitada, Sociedad Limitada o sus abreviaturas S.R.L. o S.L..

3. Recientemente se ha introducido la figura del emprendedor de responsabilidad limitada que alude al autónomo (figura unipersonal).

4. Legislación aplicable: el Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital.

Cómo crear una sociedad limitada:

La sociedad se constituirá mediante escritura pública, que deberá ser inscrita en el Registro Mercantil. Con la inscripción adquirirá la sociedad de responsabilidad limitada su personalidad jurídica.

Los pactos que se mantengan reservados entre los socios no serán oponibles a la sociedad. El capital no podrá ser inferior a 3005,01 euros  y desde su origen habrá de estar totalmente desembolsado.

El número mínimo de socios es uno (sociedad unipersonal de responsabilidad limitada) y no hay número máximo. Los socios participan en los beneficios sociales y en el patrimonio resultante de la liquidación, tienen derecho preferente de suscripción.

Los órganos de la sociedad limitada son la junta general y el órgano de administración. La administración de la sociedad se podrá confiar a un administrador único, a varios administradores que actúen solidaria o conjuntamente, o a un Consejo de Administración.

Cómo disolver una sociedad limitada:

Si la sociedad no marcha bien, nadie está obligado a permanecer en sociedad. Hay varias posibilidades que se pueden contemplar, según el caso.

La empresa puede ir a quiebra, suspensión de pagos o concurso de acreedores. También se puede poner una demanda de disolución de la sociedad para que sea uno de los socios el que se quede con el negocio.

La responsabilidad social está limitada al capital de la empresa, por lo que hay que estudia con qué bienes va a poder responder la sociedad a las deudas, quiénes son los acreedores y si hay trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *