Sociedad unipersonal ventajas y desventajas - Attardabogados.com

Sociedad unipersonal ventajas y desventajas


sociedad-unipersonal-ventajas-y-desventajas

La sociedad unipersonal puede tener ventajas y desventajas porque es aquélla que se constituye con un solo socio. Tanto la doctrina como el reconocimiento expreso de ésta figura en la Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada dicen que la unipersonalidad solo es posible en las llamadas sociedades de capital y la Directiva 89/667/CEE sólo imponía su reconocimiento respecto al tipo social de la limitada.

Ventajas de la sociedad unipersonal

La admisión generalizada de la unipersonalidad en las sociedades de capital, tiene el efecto positivo de su aplicación extensiva a las sociedades anónimas, favoreciendo a muchas de las sociedades anónimas que subsistían con un solo socio, antes de la aprobación de la Ley de sociedades de responsabilidad limitada y evitándoles la inseguridad jurídica que ello conllevaba.

El carácter de unipersonalidad se atribuye a sociedades en las que a una persona se le asigna la condición de socio único sin que ostente la titularidad de todas las acciones o participaciones, estando parte de éstas en poder de la propia sociedad.

pero habremos de concluir que  será socio único en el caso de la anónima el que tenga la titularidad de todas las acciones y en el caso de la limitada, el que reúna la titularidad de todas las participaciones sociales, ya que lo contrario sería hablar de dos titulares distintos, excluyendo esa unipersonalidad y esto no tiene sentido aquí.

La legislación aplicable es la siguiente:

– La 12º Directiva (89/667/CEE) del consejo, de 21 de diciembre de 1989, en materia de derecho de sociedades, relativa a las sociedades de responsabilidad limitada de socio único.

– Real Decreto Legislativo 1/2010, de 2 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital.

– Ley 7/2003 de, 1 de abril, de la Sociedad Limitada Nueva Empresa (LSLNE).

– El régimen aplicable a la situación de unipersonalidad en el caso de la sociedad anónima y en el de la sociedad de responsabilidad limitada, en lo que a la singularidad que comporta la existencia de un solo socio se refiere, será exactamente el mismo, contenido en el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital.

De forma general, le será aplicable la normativa propia del tipo social que se haya elegido (anónima, de responsabilidad limitada o nueva empresa).

Constituir una sociedad unipersonal

La constitución de una sociedad unipersonal se hará constar en escritura pública que se inscribirá en el Registro Mercantil.

En la inscripción se expresará la identidad del socio único y, en tanto subsista la situación de unipersonalidad, se hará constar expresamente en toda la documentación de la sociedad, así como en todos los anuncios que haya de publicar por disposición legal o estatutaria.

En el caso de la sociedad anónima unipersonal, el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital diferencia dos posibles procedimientos para su constitución:

1. El de fundación simultánea que es aquel que se materializa en un solo acto, por convenio entre los fundadores, que serán quienes otorguen la escritura social y suscriban todas las acciones.

2. Y el de fundación sucesiva que tiene lugar de forma progresiva, mediante la suscripción pública de las acciones y el posterior otorgamiento de  la escritura por quienes resulten designados en una junta constituyente designada a tal efecto. El procedimiento habitual es el de la fundación simultánea de la sociedad unipersonal.

En cuanto a la fundación de la sociedad de responsabilidad limitada,  su constitución deberá fundarse siempre en un solo acto, sea cual sea su versión, y aquí se incluye la sociedad limitada nueva empresa unipersonal.

Clases de sociedades unipersonales

A. Sociedad anónima unipersonal/ Sociedad de responsabilidad limitada unipersonal: tanto la sociedad anónima como la sociedad de responsabilidad limitada, en lo que se refiere a su unipersonalidad, se regirán por el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital.

Por un único socio, sea persona natural o jurídica o bien la constituida por dos o mas socios cuando todas las participaciones hayan pasado a se propiedad de un único socio.

B. Sociedad limitada nueva empresa unipersonal: Es una variante de la sociedad de responsabilidad limitada unipersonal.

En tanto esto, se regirá por las disposiciones estipuladas para ésta sociedad en la LSRL, no obstante, tiene una regulación específica en el texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital, así como en la LSLNE.

La gran ventaja de este tipo de sociedad reside en la reducción de plazos para su constitución, ya que pese a presentarse como una especialidad de la Sociedad de Responsabilidad Limitada, presenta frente a ésta importantes diferencias como, por ejemplo, que sólo pueden ser socios de la nueva empresa las personas físicas, así como otras que analizaremos cuando veamos la sociedad limitada nueva empresa sin esa unipersonalidad de la que hablamos ahora.

C. Sociedades unipersonales originarias y sobrevenidas: El legislador clasifica las sociedades unipersonales en dos grupos, en función de la que la unipersonalidad exista desde el mismo momento de la constitución de la sociedad, o bien, a partir de un momento posterior.

Ya sea por concentración de todas las acciones o participaciones sociales de una sociedad pluripersonal en manos de un solo socio.

Cuando es originaria nos encontramos normalmente con la fundación de una nueva sociedad, inexistente hasta entonces, en la que se presenta la especialidad de que al acto constitutivo concurre un único sujeto como socio fundador, que asume la totalidad de las acciones o participaciones sociales.

Cuando la unipersonalidad es sobrevenida, solo se produce un cambio interno en una sociedad pluripersonal ya existente que tiene como resultado la reducción a uno del número de personas que ostentan en ella la condición de socio.

Ninguna de estas situaciones tiene por qué permanecer de forma indefinida, sino que, una sociedad unipersonal puede llegar a ser pluripersonal y volver a ser unipersonal, si se da el caso.

En principio, el socio único originario o sobrevenido de cualquier unipersonal podrá ser tanto una persona física como una persona jurídica.

Inconvenientes de la sociedad unipersonal

En el caso de que la unipersonalidad de la sociedad fuese sobrevenida y no se le diera la preceptiva publicidad (escritura pública e inscripción en el registro mercantil), transcurridos 6 meses desde la adquisición por la sociedad del carácter unipersonal sin que esta circunstancia se hubiese inscrito en el Registro Mercantil, el socio único responderá personal, ilimitada y solidariamente de las deudas contraídas durante el período de unipersonalidad.

D. Sociedades unipersonales públicas o privadas: Esta distinción se hace en función de la titularidad pública o privada de su capital.

Se dispensa a las sociedades cuyo capital pertenece al Estado, las Comunidades Autónomas, las Corporaciones Locales o a organismos o entidades dependientes de los anteriores, de las cargas y sanciones previstas, tales como la indicación de la condición de unipersonal en documentos, responsabilidad personal del socio único respecto a las deudas sociales por falta  de publicación de la personalidad sobrevenida, etc.

No obstante, en aquellas sociedades a las que sobrevenga la unipersonalidad resultando ser el socio único un ente público, no podrán prorrogar la situación más de tres meses y, en caso de ser sociedades limitadas nueva empresa, no responderá su socio ilimitadamente a pesar de que no se publique debidamente la unipersonalidad sobrevenida en el Registro Mercantil.

Administración de la sociedad

La sociedad unipersonal tendrá los órganos previstos en el régimen general del tipo social (SA o SRL) de que se trate.

Por consiguiente, el socio único podrá confiar la administración de la sociedad a terceros, y esto será necesario cuando los estatutos hayan configurado el órgano de administración compuesto por más de una persona.

Sí se ocupa la Ley, por el contrario, de la Junta general para indicar que en la socie­dad unipersonal el socio único ejerce sus competencias por medio de las decisiones que dentro de éstas adopte.

Evidentemente, no se trata de acuerdos, sino de decisiones del socio que se equiparan a esos actos, que habrán de consignarse en acta, bajo su firma o la de su representante, pudiendo ser eje­cutadas y formalizadas por el propio socio o los administradores de la sociedad.

E. Irregularidad de la Sociedad unipersonal: hablamos de la sociedad unipersonal en formación.
La sociedad está en formación durante su fase de gestación que precede a su definitiva inscripción registral.

En esta fase es posible que se lleven a cabo actuaciones en nombre de la sociedad que se esté constituyendo o incluso actividades propias de su objeto social. Por tanto, es necesario ver la posible responsabilidad que dichas actuaciones puedan generar.

Mientras esté en formación, tratándose de una sociedad anónima, responderá de estos actos el socio único, con la parte de su patrimonio personal que hubiere prometido aportar a la sociedad y todavía no hubiese entregado. De los demás actos y contratos celebrados en nombre de la sociedad durante este período de formación responderán personal y solidariamente quienes los lleven a cabo.

Si pasado un año desde el otorgamiento de la escritura pública de constitución de la sociedad, no se realiza la inscripción en el registro mercantil o se verifica, en cualquier momento previo, la voluntad de no inscribir la sociedad, ésta deviene irregular y, en tal caso, bien se disolverá la sociedad por el socio único o bien, si pretende, aún en estas condiciones, desarrollar su actividad, se le aplicarán las normas de la sociedad colectiva o, en su caso, de la sociedad civil.

Aquí tenemos un problema, ya que ésta regulación no tiene en cuenta las situaciones de unipersonalidad y aquí tenemos dos opciones; bien considerar que el socio responde de forma personal e ilimitada y subsidiariamente respecto de la sociedad no inscrita, por las actuaciones que se hagan con terceros;

o bien consideramos, de entrada, inadmisible la sociedad unipersonal irregular identificando la verificación de voluntad efectiva de no inscribir la sociedad con la falta de voluntad efectiva del socio único de personificar parte de su patrimonio y, en este caso, cualquier tercero con interés legítimo podría instar la nulidad para hacer cesar la apariencia social.

Y, si nos decantamos por ésta última opción, diremos asimismo que no puede atribuirse ningún efecto frente a terceros a la escritura pública de constitución de una sociedad que no llega a acceder al registro mercantil.

¡Consúltenos Ahora! Le Daremos Soluciones.

Consultas por Teléfono
807 403 167
Realice su consulta
online

3 Opiniones sobre el artículo

  1. Carlos dice:

    Buenos días, he solicitado en el RMC la denominación de una sociedad y he obtebido el certificado de “XX S.L.”, el caso es que al final será una sociedad unipersonal, un único socio. Mi pregunta es la siguiente: ¿Puedo utilizar esa denominación SL o tengo que pedir una nueva con la terminación SLU? Muchas gracias.

  2. Attard Abogados dice:

    Si es el único socio, y la unipersonalidad se va a mantener en el tiempo, le aconsejamos que pase a la situación de SLU. En principio, la sociedad debe hacer constar en toda su documentación, y en escritura pública inscrita en el Registro Mercantil, su condición de unipersonal, ya que si no lo inscribe en el Registro antes de que pasen 6 meses desde que sobreviene esta situación, usted responderá personal, ilimitada y solidariamente de las deudas sociales contraídas durante el período de unipersonalidad. Una vez inscrita, no responderá de las deudas contraídas con posterioridad.

  3. gustavo dice:

    Tu publicación me resuelve un par de dudas pero me queda una. ¿El nombre de la unipersonal se puede poner un nombre ficticio o tiene que ser el mío como único socio? Mil gracias

Introducir comentario

Nombre*  
Email*     
Su Web   

Su comentario:
Acepto el aviso legal y la política de privacidad