Consejos para evitar un desahucio

Deudor hipotecario

La Ley 1/2013, de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social, ya ha sido aprobada. Fue publicada en el BOE de 15 de mayo de 2013.

La nueva Ley pretende introducir medidas que ayuden y beneficien a los deudores hipotecarios o personas que, debido a la situación económica actual, no pueden hacer frente al pago de la hipoteca. Entre las principales novedades destacan:

  • La consignación en la escritura del carácter habitual o no de la vivienda que se hipoteca.
  • Se pone un límite a los intereses de demora de préstamos hipotecarios otorgados para la compra de la vivienda habitual.
  • Se regulan los requisitos y formalidades a los que deben estar sujetas la venta extrajudicial de la vivienda habitual, que debe realizarse ante Notario.
  • Es el mismo Notario el que, a la vista del préstamo hipotecario, puede considerar alguna de las cláusulas del mismo como abusivas y deberá ponerlo en conocimiento del deudor, de su avalista si lo hubiera, y del acreedor, por si quieren tomar las medidas oportunas.
  • Así, en caso de que alguna de las partes plantee demanda por cláusulas contractuales abusivas, la venta extrajudicial se suspenderá hasta que se resuelva la cuestión ante el Juez.
  • Se podrá disponer de los planes de pensiones en caso de procedimiento de ejecución sobre la vivienda habitual, siempre y cuando se cumplan los requisitos.
  • Se establecen los requisitos de aplicación de las medidas complementarias, como la quita, que supone una rebaja en la cantidad total a pagar, y las medidas sustitutivas, la dación en pago.
  • Se modifica la aplicación de la dación en pago con respecto al precio máximo de adquisición de la vivienda según el municipio, establecido en el Código de Buenas Prácticas Bancarias, de adhesión voluntaria por parte de los bancos y entidades de crédito.
  •  Se establece el plan de reestructuración de las deudas, como medida previa a la ejecución hipotecaria.

¿Cómo solicito la reestructuración de mi deuda?

La pueden solicitar los deudores que se consideren dentro del umbral de exclusión previsto en el artículo 2 del Real Decreto-ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos.

La solicitud se presenta ante la entidad acreedora, acompañando la documentación que se exige. En el plazo de 1 mes, la entidad deberá ofrecer al deudor, si cumple los requisitos, un plan de reestructuración.

No obstante, el deudor en cualquier momento puede presentar una propuesta. La entidad deberá analizarla y motivar su resolución a favor o en contra.

¿Qué hago si el banco no acepta la reestructuración de la deuda?

Los deudores que, por su situación económica, no puedan acogerse al plan de reestructuración de deudas por resultar inviable, pero lo han presentado, pueden solicitar una quita ante la entidad acreedora que podrá aceptarla o rechazarla en el plazo de 1 mes desde la solicitud.

¿Qué puedo hacer si no entro en el umbral de exclusión del artículo 2 Real Decreto Ley 6/2012?

Cuando el deudor no ha podido acogerse ni al plan de reestructuración ni a la quita, se prevé que pueda pactar dación en pago con la entidad bancaria.

En todo caso, cuando el deudor está dentro del umbral de exclusión y no ha podido hacer uso  ni del plan de reestructuración ni de la quita, la dación en pago ha de ser aceptada por el banco, saldando así su deuda, siempre que la solicite dentro de los 12 meses siguientes a la solicitud del plan de reestructuración.

¿Puedo seguir en mi vivienda aunque se la quede el banco?

En principio, si. Pero ha de solicitarlo en el mismo momento de la solicitud de la dación en pago. El plazo que podrá estar en la vivienda es de 2 años, pagando una renta, como arrendatario, del 3% del importe total de la deuda.

¿Cuales son las costas en la demanda de ejecución de mi vivienda?

Se introduce un nuevo artículo 575.1 bis de la Ley de Enjuiciamiento Civil, por el que en el supuesto de ejecución de vivienda habitual, las costas exigibles al deudor ejecutado no podrán superar el 5 por cien de la cantidad que se reclame en la demanda ejecutiva.

¿Tengo los mismos beneficios si soy avalista?

Las medidas previstas en la Ley 1/2013 se aplicarán, en las mismas condiciones que las previstas para el deudor hipotecario, a los avalistas hipotecarios respecto de su vivienda habitual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *