Los inmuebles de la iglesia

Iglesia Catolica

¿Cuál es el patrimonio de la iglesia católica? A menudo nos hacemos este tipo de preguntas. Sobre todo cuando nos enteramos de que la iglesia puede registrar bienes inmuebles, como si fuera un notario o un registrador, a su nombre.

Bienes que son de dominio público pero que viene utilizando la iglesia y a ello se acogen cuando los inmatriculan, a su posesión continuada durante cierto tiempo.

Inmatricular quiere decir inscribir en el registro de la propiedad por primera vez un inmueble público que no había sido registrado anteriormente.

A la iglesia le sirve un certificado diciendo que le pertenece el inmueble desde tiempo inmemorial. La iglesia actúa como un fedatario público, emitiendo el certificado que es válido en el registro de la propiedad.

La iglesia registra a su nombre diversos tipos de bienes desde hace siglos. Y es que partimos de la Ley Hipotecaria de 1946, en cuyo artículo 206 a la iglesia se la equipar con el estado, el municipio, la provincia o las corporaciones de derecho público, a la hora de inmatricular bienes.

Hasta 1998 podían registrar a su nombre todo tipo de bienes inmuebles, salvo los templos y lugares de culto católico. En 1998 el Gobierno eliminó esta prohibición.

Se calcula el patrimonio de la iglesia en torno a 100.000 propiedades, sin mencionar dinero en metálico y en otros bienes distintos de los anteriores.

Marcar la casilla a favor de la iglesia en la declaración de la renta supone entre 7.000.000 y 10.000.000 millones de euros destinados a esta entidad.

Además, la iglesia está exenta de la mayoría de los impuestos del Estado, como el IBI, por lo que si hay que tener propiedades, mejor que sean inmuebles.

Recordamos que hace unos años se hizo una propuesta para eliminar este tipo de privilegios de la Santa Sede en España y se quería conseguir que la iglesia estuviera totalmente separada del Estado. Evidentemente, esta propuesta no salió adelante.

Como se traduce de la Sentencia de 1993 que declaró inconstitucional el artículo 76.1 de la Ley de Arrendamientos Urbanos: “no se pueden confundir fines estatales con fines religiosos, ni fines públicos con fines religiosos. Ni a la Iglesia con una corporación de derecho público”.

Un comentario sobre “Los inmuebles de la iglesia”

  1. Me parecía increíble la primera vez que escuche lo de Inmatricular una propiedad. Leyes como esta del siglo pasado hacen que España no sea una total democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *