Negarse a realizar la prueba de alcoholemia

negarse-a-realizar-la-prueba-de-alcoholemia
Negarse a realizar la prueba de alcoholemia es un delito.

Negarse a realizar la prueba de alcoholemia puede dar lugar a un delito de desobediencia establecido en el Código Penal, además del delito por conducir bajo los efectos del alcohol, que podrá imputarse en principio aunque el conductor se niegue a la prueba y no se pueda comprobar.

Negarse al control de alcoholemia

El delito de desobediencia por negarse a hacer el control de alcoholemia o de drogas está castigado con privación de libertad (prisión de 6 meses a 1 año) y retirada del permiso de conducir de 1 a 4 años.

– Si da positivo en un control de alcoholemia puede enfrentarse a una sanción en vía administrativa, si da más de 0,25 miligramos por litro en aire (0,5 g/l en sangre) o a un delito contra la seguridad del tráfico si supera los 0,60 miligramos de alcohol en aire (1,2 g/l en sangre).

Si no se somete a la prueba, no se podrán comprobar estos límites, por lo que la autoridad que le haya parado en el control le impondrá la máxima, que es el delito.

– El delito contra la seguridad víal está castigado con pena prisión de 3 a 6 meses, multa de de 6 a 12 meses, trabajos comunitarios de 31 a 90 días y retirada de carnet entre 1 y 4 años.

¿Nuestra recomendación? No se niegue a hacer la prueba. Parece obvio, pero hay otras vías para comprobar la tasa de alcohol de una persona.

Partimos de que la Ley de Seguridad Ciudadana obliga a todas las personas a someterse a este tipo de pruebas cuando lo disponga un agente de la autoridad, y que la negativa se castiga.

– Entonces, sepa que si da positivo en la primera prueba, el agente puede hacerle una segunda prueba de alcoholemia en un intervalo de tiempo de 10 minutos. No dude en pedirla, pues es su derecho.

El resultado de esta segunda prueba será el que se tenga en cuenta para la multa, tanto si es más favorable para la persona que hace test como si da negativa.

– Si no está de acuerdo con el resultado, puede solicitar un análisis de sangre cuyo coste pagará usted si resulta positivo o la DGT en caso de ser negativo.

– Hay que tener en cuenta que muchas veces los conductores hacen como si no pudieran soplar lo suficientemente fuerte o aguantar el tiempo que marca la prueba para justificar su negativa a realizarla. Recomendamos no llevr a cabo esta acción, que también se puede calificar como delito.

Si no se ve en condiciones de realizar las pruebas por problemas físicos que deberá justificar, también puede pedir el análisis de sangre. Son problemas graves que deben justificarse con informes médicos, no vale cualquier cosa.

Normalmente el análisis es una prueba de contraste, lo que quiere decir que hay que realizar primero la prueba de aire y si da positivo, solicitar la analítica pagando el depósito para costear su realización. El precio de la prueba de alcohol en sangre puede estar entre los 100 y 250 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *