Principales aspectos de la globalización

1.- Definición y manifestaciones

El término globalización, aplicado a la economía, se refiere a “la conexión cada vez mayor entre los mercados de distintos países”. Se pueden distinguir dos aspectos: globalización de la producción y globalización de las finanzas.

A) Globalización de la producción se refiere al aumento de la interdependencia de las empresas productoras de bienes y servicios de los distintos países. Se manifiesta: 1. En el incremento del comercio internacional, ya que hay una creciente internacionalización tanto de los consumos intermedios como de las producciones de las empresas, y 2. En el aumento de la inversión extranjera directa, llevada a cabo, fundamentalmente, por las empresas transnacionales, razón por la que éstas se han multiplicado en número e importancia.

B) Globalización de las finanzas hace alusión al aumento de las inversiones de cartera, préstamos y depósitos internacionales. Se manifiesta en la creciente importancia de los mercados de divisas, que son los mercados que, con diferencia, realizan el mayor volumen de transacciones.

2.- Factores que impulsan la globalización

La globalización está influida, en general, por la reducción de los costes del transporte y las comunicaciones.

La globalización de la producción, en particular, se ha visto facilitada por el alto grado de estandarización de la tecnología, que permite trabajar en los distintos países con trabajadores con capacitaciones similares, así como fabricar bienes “globales”, es decir, bienes cuyos elementos han sido producidos en muchos países distintos (como el automóvil de Ford).

La globalización de las finanzas, por último, se ha visto favorecida: 1. Por el aumento del comercio internacional (globalización de la producción), ya que éste induce el de los créditos comerciales, el de los seguros sobre las mercancías y el de las operaciones de cobertura en el mercado de divisas, 2. Por el crecimiento de la especulación: compra de activos financieros con la finalidad de venderlos cuando aumenten de precio, obteniendo una ganancia.

3.- Efectos de la globalización

A) Sobre la relación entre el comercio internacional (CI) y la inversión directa extranjera (IDE).

Tradicionalmente, CI e IDE eran caminos alternativos para vender en mercados de otros países; hoy son complementarios: el aumento de la IDE hace que crezca el CI. La globalización también ha potenciado un gran incremento del CI “intraindustrial”, es decir, de la exportación-importación de bienes de consumo intermedio producidos por empresas de la misma rama industrial.

globalizacion

B) Sobre la estabilidad económica de los países.

Éste es un efecto propio de la globalización de las finanzas: la libertad para realizar operaciones financieras especulativas internacionales implica una separación entre los flujos financieros y las necesidades de crecimiento de cada país, que puede crear graves problemas a las economías de los países en los que se realizan dichas operaciones.

C) Sobre la competitividad de EE.UU. y mundial.

-EE.UU. ha visto disminuir su competitividad debido, en gran parte, a que ha perdido la ventaja de disponer de un gran mercado interno; se puede decir que, con la globalización, todas las empresas, incluidas las de países pequeños, pueden producir para un mercado muy grande: el mercado mundial. Los sectores en los que EE.UU. ha sufrido más competencia (por parte de Alemania y Japón) son los de productos de “última tecnología”, que requieren para su producción maquinaria sofisticada y mucho I+D, y los procedentes de países en desarrollo con salarios bajos (Brasil y México, en América, y China, Corea e India, en Asia).

-La competencia mundial ha experimentado importantes cambios. Por una parte, ha aumentado la competitividad de las empresas pequeñas y medianas, que pueden producir con más flexibilidad que las grandes. Por otra, la competencia se basa hoy, cada vez más, en factores distintos del precio, como el diseño, la calidad, la mercadotecnia y los servicios post-venta.

D) Sobre la igualdad.

La globalización favorece un aumento de la desigualdad en la distribución de la renta entre individuos y países, ya que, por una parte, proporciona más beneficios a los más ricos y ejerce presiones para disminuir salarios y prestaciones sociales de los trabajadores; por otra, favorece a los factores de producción más “móviles” (como el capital financiero) frente a los menos (los trabajadores y el Estado).

E) Sobre el Estado.

La globalización socava la base nacional en la que tradicionalmente ha operado el estado, ya que, en la actualidad, la mayoría de las empresas carece de nacionalidad en el sentido de que sus intereses no son los de un país concreto en el que quieran permanecer; por el contrario, en su búsqueda del máximo beneficio, tienden a localizarse en los países con menos regulaciones (jornada, salarios, prestaciones sociales, etc.) e impuestos.

Respuestas de muchos Estados a la globalización: eliminar o reducir regulaciones e impuestos, liberalizar el comercio y los flujos financieros, ofrecer ventajas a las empresas extranjeras. En definitiva, las presiones de globalización empujan a una reducción del peso y el papel del Estado en el aspecto microeconómico (empresas y mercados) como macroeconómico (gasto público, impuestos). Sin embargo, es probable que, por otra parte, el Estado deba ampliar su papel a consecuencia de globalización: en relación con los trabajadores despedidos y con el aumento de la desigualdad en la distribución de la renta. También los organismos públicos internacionales, como la OMC, o instituciones internacionales, como el Parlamento Europeo o el Tratado de Libre Comercio (TLC) de América del Norte, están respondiendo a la globalización promoviendo reglas internacionales sobre el mercado de trabajo y la conservación del entorno.

4.- Alcance de la globalización

La globalización afecta a todo el mundo, pero sólo favorece a los países desarrollados y a un grupo reducido de países en desarrollo de América Latina y Asia, dibujándose un mapa mundial con tres bloques o regiones: Unión Europea, América del Norte y Asia Oriental. El escenario futuro es un aumento de la regionalización del mundo: mayor intensidad de relaciones entre los países de cada bloque. La mayor parte de los países subdesarrollados quedan fuera de los circuitos de la inversión y el crecimiento económico.

Análisis de los datos macroeconómicos de Alemania desde 2007-2011

A continuación representaremos gráficamente y analizaremos las siguientes variables macroeconómicas:

A) Tipo de cambio nominal.

B) Índice de precios al consumo (IPC).

C) Producción industrial.

D) Tipo de interés (tasa del mercado monetario).

E) Tasa de desempleo.

Estas serán tenidas en cuenta (en el caso que sea necesario) atendiendo tanto a la variación mensual como a la variación con respeto al año base (el año base se indicará en cada tabla y gráfico).

El periodo de análisis y representación estará comprendido entre el año 2007 en el cual se da comienzo la crisis económica hasta la actualidad:

A) Tipo de cambio nominallo podemos definir como el número de unidades de moneda nacional que debemos dar para obtener una unidad monetaria extranjera o el número de unidades de moneda nacional que me ofrecen al vender una unidad de moneda extranjera. Existen apreciaciones y depreciaciones en el tipo de cambio nominal. Si decimos que la moneda nacional se apreció, es igual a decir que el tipo de cambió bajó y a la inversa cuando hay una depreciación del tipo de cambio nominal, sube el tipo de cambio. Alemania al encontrarse en la Eurozona su moneda de referencia es el Euro. En muestro análisis tendremos en cuenta las fluctuaciones del Euro con respecto al Dólar.

Representación gráfica:

B) Índice de precios al consumo (IPC): Es la medida de inflación más utilizada calculada como la variación de los precios, de cada mes, de una cesta representativa de bienes y servicios. Pretende reflejar la subida media de los precios de los bienes y servicios de consumo.


Tabla de datos del IPC.
  Representación gráfica:

C) Producción industrial: Las actividades industriales tienen por objeto la transformación de los recursos naturales, a través de distintas fases, por medio de procedimientos físicos o químicos. Aunque tradicionalmente se incluían en ella la energía y la construcción, una demarcación más estricta como la que sigue el Sistema Europeo de Cuentas Integradas excluye ambas actividades por sus características tecnológicas. De este modo la producción industrial abarcara todo tipo de manufacturas incluida la extracción de minerales no destinados a la energía.


Tabla de datos de la Producción industrial. Representación gráfica:

D) Tipo de interés (tasa del mercado monetario): Los tipos de interés fijan el precio del dinero. El interés representa el precio impuesto por el riesgo asumido por el prestamista y el tiempo que transcurre entre el momento de la entrega del dinero y la devolución del mismo. Se utiliza para medir la rentabilidad de los ahorros o bien el coste de un crédito. Alemania se encuentra en la Eurozona y en esta la tasa del mercado monetario se fija por el valor del Euribor a 1 año. El Euribor (European Interbank Offered Rate, es decir, tipo europeo de oferta interbancaria) es un índice de referencia publicado diariamente por el BCE que indica el tipo de interés promedio al que las entidades financieras se prestan dinero en el mercado interbancario del euro. Su valor mensual es muy utilizado como referencia para los préstamos bancarios.


Tabla de datos del tipo de interés (tasa del mercado monetario). Representación gráfica:

E) Tasa de desempleo: Se trata de la proporción que supone la población desempleada (parte de la población activa que aunque no se encuentra realizando ninguna actividad económica, está buscando trabajo de forma activa) respecto a la población activa. Constituye el indicador más utilizado para saber la situación laboral de un área geográfica.


Tabla de datos de la tasa de desempleo. Representación gráfica:

Análisis y comentarios de la evolución de las macromagnitudes:

Alemania al ser la economía más fuerte de unión europea y al tener un marcado carácter productivo enfocado a la exportación y que hace que su balanza comercial tenga un resultado positivo obliga a que gran parte de las medidas que se han tenido que tomar en el transcurso de esta crisis vengan marcadas por las fluctuaciones de la economía alemana y buscando ayudar a que este modelo productivo mantenga su camino positivo.

El BCE y viendo como se suele decir que “Alemania es el motor de Europa” ha intentado favorecer con sus medidas a esta economía, de este modo ha dado pie a diversas bajada de los tipos de cambio Euro/Dólar con varias devaluaciones como las de  noviembre 2008, febrero 2009 o mayo de 2010

Esto ha ayudado a fortalecer su producción industrial produciendo un aumento de la competitividad que ha invertido la tendencia de este indicador que estaba en caída libre desde principios de 2008, pero a mediados de 2009 comenzó un mejoría pasando de un crecimiento negativo de -25.1% (variación mensual) a un crecimiento de 16.8% (variación mensual) en 2011. Junto con el crecimiento de la producción industrial el IPC también ha dejado atrás su tendencia negativa que sitúa a julio de 2009 con – 0.5 como mínimo de este periodo creando casi un ambiente recesivo. Desde finales de 2009 el IPC tiene una tendencia claramente positiva llegando a situarse en el 2.1% en  marzo de 2011 por motivos como el aumento del consumo de la economía alemana o la subida de los precios del petróleo. El BCE haciendo honor al cumplimiento de su obligación más importante como es la de mantener en la eurozona la inflación en el 2% se ha visto en la obligación después de un largo periodo en el que ha realizado continuas bajadas del tipo de interés intentando aumentar el consumo a comenzar una subida en los tipos con la intención de que la inflación no se dispare. Por otro lado podemos ver que en Alemania la tasa de desempleo no sufre grandes fluctuaciones estando en 2007 en un 10.2% como máximo del periodo y situándose en la actualidad con una tasa de 7.6%.

Una gran inversión en I+D que sitúan a Alemania como una de las economías que más dinero compromete en este tema o una mayor capitalización por trabajador pueden ser varios de los motivos del por qué en una crisis tan dura la tasa de desempleo no haya aumentado en exceso.

COMPARACIÓN DE LA ECONOMÍA ALEMANA Y LA ECONOMÍA ESPAÑOLA EN EL PERIODO DE CRISIS

Por otro lado y si comparamos en este periodo  la economía española con la alemana, puede dar la impresión que las decisiones que se han tomado desde el BCE han favorecido a Alemania, pero para los países periféricos de la zona euro como España, Italia o Portugal que partían de una situación mucho peor que la de Alemania, puesto que países como España tienen una gran tasa de endeudamiento (sobre todo privado) además de tener un sistema productivo basado menos en la producción industrial y más en el sector servicios sobre todo en el turismo que es un gran consumidor de mano de obra puesto que los avances de la productividad en este sector son muy escasos. Esta situación ha dado pie que la tasa de desempleo se dispare hasta el 20.33% en España en marzo de 2011 y de ese modo las familias que tenían adquirido un compromiso de pago no hayan podido hacerle frente creciendo de manera exponencial la tasa de mora. Esta situación se ha visto agravada por las decisiones del BCE en torno al tipo de interés puesto que si sumamos el continuo aumento en  el periodo precrisis, la tardía bajada de estos al principio de la misma y la subida que estamos viviendo en la actualidad no parecen adecuarse a las propias fluctuaciones de la economía española viéndose arrastrada y perjudicada por las decisiones de la zona euro.

Efectos de la subida de los tipos de interés sobre la economía española

Podríamos decir que esta subida de los tipos de interés por el BCE viene fundamentada por el crecimiento de la inflación en la eurozona. Pero este crecimiento de la inflación, si visionáramos país por país, podríamos ver que está motivado por las distintas características de cada economía. En el caso alemán, con una inflación del 2,1% se pueden diferenciar dos motivos que hacen creer al BCE que es el momento de la subida de tipos, como pueden ser: la mejora de la economía nacional alemana en la que el PIB ha crecido en 2010 al 3.6% o la fuerte subida del petróleo de los últimos meses que hace encarecer los bienes de consumo.
¿Pero todas las economías de la eurozona tienen la fortaleza para hacer frente a esta subida de tipos? Podríamos asegurar que no.
La situación de algunos países periféricos como España o Portugal es muy delicada debido a su endeudamiento.
subida tipos interés banco central europeo
La fotografía actual de la economía española podría definirse como “inaceptable” para un país con pretensiones de un crecimiento económico a corto plazo. Si tenemos en cuenta el grado de endeudamiento, tanto en el ámbito privado como en el público y la situación laboral que el país vive en la actualidad con una tasa de desempleo de un 20.3 %, podríamos decir que el cumplimiento de nuestras obligaciones de pago con nuestros acreedores es por lo menos dudoso. Estas dudas sobre nuestra capacidad de pago hacen que se reduzcan las inversiones en el territorio nacional tanto de inversores extranjeros, como de inversores nacionales que prefieren invertir fuera de nuestra fronteras en economías emergentes con un crecimiento del PIB disparado o en países que están dejando atrás la crisis y aumentado así sus garantías de pago o poniendo a disposición del inversor un mercado con la suficiente salud como para consumir.
La inflación en España se sitúa en un 3.6% y podría hacer pensar que esta tasa al igual que en Alemania es por el comienzo de la recuperación, pero nada más lejos de la realidad, puesto que la creciente dependencia de la economía española de fuentes de energía como el petróleo y su ya nombrado anteriormente subida de precios hace que los precios de los productos hayan aumentado, reduciendo de ese modo la capacidad de compra de los ciudadanos que ya de por si tienen una situación difícil. Si resumimos la fotografía antes mencionada, podemos citar como factores clave de la situación española el gran endeudamiento, la elevada tasa de paro y el aumento de los precios. Si le unimos a esto que los pilares de la economía española de estos últimos años como la construcción y turismo  no están en su mejor momento, estaríamos casi en disposición de asegurar la extensión de este periodo de crisis.
De este modo la subida de los tipos de interés parece incluso contraproducente para la economía española puesto que va a retraer aún más el consumo al disminuir nuestra capacidad de compra y a agravar nuestros problemas de deuda, ya que nuestra garantía de pago se verá disminuida y con ella el recibimiento de nueva inversión.

Contabilidad nacional de España en 2010

contabilidad financieraSi comparamos los datos de la contabilidad nacional del año 2010 con los datos obtenidos en 2009 podemos ver que el crecimiento del PIB a precios de mercado (en términos corrientes) ha sido de 0.8% pasando de 1.053.914 a 1.062.591 millones de euros. Pero este crecimiento es muy escaso para crear empleo puesto que se puede decir que un país puede tener un aumento del empleo neto a partir del 2% de crecimiento del PIB.

También podemos observar que el gasto en consumo final ha aumentado de 819.206 a 841.291 millones de euros. Este aumento del consumo está motivado, no por el aumento de las unidades consumidas sino por el incremento del IPC que ha aumentado desde diciembre de 2009 a diciembre de 2010 un 3% al verse afectado por la subida  de los precios de la energía y más concretamente los del crudo. También hay que decir que el consumo que ha aumentado ha sido el privado no el público que incluso ha disminuido.

Se puede observar que el ahorro de las familias ha disminuido con respecto a 2009 pasando de 199.363 a 196.306 millones de euros en 2010. La formación bruta de capital también ha disminuido de 257.370 en 2009 a 244.294 en 2010 dado que con la tasa de paro que tenemos y la incertidumbre de nuestro crecimiento la inversión ha caído. En 2009 la necesidad de financiación fue de 53978 y en 2010 ese valor ha disminuido a 41045. Este descenso se debe a la caída del consumo y a la debilidad de nuestro crecimiento.