Plazo para no renovar un seguro de coche

plazo-para-dar-de-baja-un-seguro-de-coche

El plazo para dar de baja un seguro de coche, o solicitar la no renovación del mismo, se redujo de dos a meses a uno con la modificación introducida por la Ley 20/2015 de 14 de julio de Ordenación, Supervisión y Solvencia de las Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras en la Ley del Contrato de Seguro.

Cancelar el seguro de coche

Si es la compañía aseguradora la que quiere cancelarlo o introducir modificaciones en la póliza, debe avisar con dos meses de antelación, pero si es el tomador el que quiere darlo de baja, el plazo es de un mes.

Hay que preavisar a la compañía de seguros mediante burofax o algún otro medio fehaciente a través del que se pueda comprobar el deseo expreso del tomador de no continuar con la póliza.

Así, el tomador puede cambiar de aseguradora dentro de ese plazo, aunque legalmente el vehículo debe seguir asegurado hasta la fecha de vencimiento de dicha póliza y, al tratarse de un coche o moto, debe tener un seguro obligatorio siempre, si se pone en circulación.

Cuando el coche no circula, debe dársele de baja de forma temporal o definitiva en la DGT o en uno de los puntos o desguaces autorizados como Centros de Tratamiento de vehículos.

¿Por qué? Esto es así porque, en caso de que el coche no circule, pero esté dado de alta, debe tener su seguro obligatorio y pasar todas las revisiones de la ITV, además de pagar anulamente el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (Impuesto de circulación).

Por otra parte, si el cliente ha acordado unas cláusulas específicas con la aseguradora y estas no se reflejan en la póliza, en lugar de dar de baja al seguro, tiene un mes para solicitar que se subsane la discrepancia entre ambos acuerdos. En caso de no hacerlo, no se puede proceder a la no renovación, sino que se estará a lo dispuesto en la póliza.

Si el tomador solicita la no renovación del seguro fuera del plazo establecido por la Ley para ello, puede encontrarse con una demanda por parte de la aseguradora y, además, con la obligación de tener que hacer frente al pago de la póliza.

Vender por internet a otros países

vender-por-internet-a-otros-paises

Las webs con comercio electrónico pueden vender por internet a otros países, pero deben conocer la situación legal en la que se van a encontrar con los consumidores y usuarios que accedan a las compras.

Tener una tienda online internacional

Si la web vende en España, debe sujetarse a la legislación española. Si la web está establecida en España pero vende además en otros países, debe acogerse a las normas de derecho internacional privado en cuando a la ley aplicable, según lo que haya ocurrido y el lugar de residencia del consumidor.

¿Qué pasa si la web está establecida en España pero vende a otros países? En primer lugar, hay que preguntarse:

– Si entra un comprador portugués ¿se le vende el producto? ¿la web está en su idioma y, por tanto, dirigida a ese consumidor? Si la respuesta a ambas preguntas es que sí, esa web tiene que tener los textos legales en el idioma del consumidor.

– Si entra un comprador francés, que puede cambiar el idioma de la web al francés y entenderla y, además, compra un producto y se lo suministran. ¿Tiene que entender el consumidor cuáles son las condiciones generales de venta?
Sí, además de qué va a pasar con sus datos, etc.

Digamos que la web tiene que ser respetuosa con el consumidor de otro estado aunque esté establecida en España, siempre y cuando se dirija a ese público.

En definitiva, aunque una web se ve en todos los países, hay que ver si la empresa va a llevar a cabo el servicio contratado a través de la web en el país concreto.

Es decir, algunos prestadores solamente venden en España y aunque un comprador de Italia intente realizar la compra de un producto desde la web no podría hacerlo porque no se le presta este servicio.

No es que no se pueda llevar a cabo, seguramente sí porque la web está técnicamente preparada para ello, pero previamente la empresa habrá informado en el texto legal en qué país se hace el servicio.

Incluso algunas webs dicen que no suministran en Canarias y hay que especificar en el aviso legal que la venta se lleva a cabo solamente en península y Baleares, por ejemplo.

Por eso, hay que indicar los países en que se presta el servicio en la web, así como las lenguas en las que se formalizan los contratos, además del resto de obligaciones antes y después de la contratación y que se encuentran en los artículos 23 a 29 de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico.

Conducir un coche sin estar en el seguro

conducir-un-coche-sin-estar-en-el-seguro

El tomador del seguro, el propietario del coche y los conductores pueden ser distintas personas. Pero, ¿Qué ocurre con los conductores ocasionales que no están en el seguro?

Conducir sin estar asegurado

En principio, en la póliza del seguro nos encontramos con tres figuras: el propietario del coche, que es el titular del permiso de circulación; el tomador, que es quien contrata el seguro y el conductor.

Un conductor puede contratar un seguro para un coche que no sea suyo. Por lo tanto, es posible conducir un coche sin ser su titular. Pero, ¿Una persona puede conducir un vehículo sin estar declarado en el seguro?

Cada aseguradora pone sus condiciones a la hora de aceptar que una persona pueda conducir un vehículo sin estar en el seguro. Por ejemplo, los hijos mayores de 25 años pueden estar cubiertos por el seguro y con algunos años de experiencia al volante, pero esta edad se eleva en algunas compañías.

Aconsejamos contrastar en cada empresa aseguradora tanto la edad como el número de años de antigüedad del carnet de conducir.

Lo mejor es dejar constancia de qué personas van a ser las conductoras, incluso ocasionales, del vehículo. Así se podrá realizar cualquier reclamación con garantías, en los casos en que la compañía no quiera hacerse cargo de un siniestro o diga que no da cobertura.

Normalmente, cuando el propietario del vehículo sea menor de 25 años, las aseguradoras no van a dejar que el tomador de la póliza sea otra persona, ya que la edad y la experiencia son circunstancias que se tienen en cuenta a la hora de poner el precio de la prima y suele ser más barata para los mayores de esta edad.

¿Y qué ocurre cuando las compañías se niegan a asegurar a una persona?

El Reglamento del Seguro Obligatorio de Responsabilidad Civil en la circulación de vehículos a motor establece que, si se da este caso, sea el Consorcio de Compensación de Seguros el que se encargue de dar cobertura a esta persona mediante un seguro de emergencia. En esta situación, el conductor ha tenido que ser rechazado por, al menos, dos entidades aseguradoras.

En cualquier caso, todos los vehículos deben tener el seguro obligatorio cuando circulan y llevar la documentación que lo acredita, que será contrastada por los agentes de circulación en caso de que le paren, mediante la consulta del Fichero Informativo de Vehículos Asegurados.

Cuánto se le puede embargar a un autónomo

cuanto-se-le-puede-embargar-a-un-autonomo

Sabemos que a un trabajador por cuenta ajena se le respeta el salario mínimo interprofesional y, a partir de ahí, el embargo se realiza por porcentajes. Pero ¿Cuánto dinero se le puede embargar a un autónomo?

Salario inembargable del autónomo

Cuando el profesional tiene deudas se plantea la duda de si se le aplica el mismo derecho a conservar el salario mínimo interprofesional como inembargable que al trabajador por cuenta ajena.

Realmente, sí que se debe tener en cuenta ese mínimo vital, pero hay un problema, y es que el pagador del autónomo es su cliente. Si este cliente es una empresa, se le puede enviar un embargo de créditos para que la empresa pague directamente al acreedor sin respetar ningún mínimo.

Si la deuda es con la administración, el embargo se puede realizar directamente, sin tener que pasar por el juzgado. En este sentido, el Ayuntamiento correspondiente, la Seguridad Social o la Agencia Tributaria embargan primero el contenido de las cuentas corrientes.

El autónomo debe recibir una notificación sobre la retención del dinero en cuenta, aunque esto no siempre sucede. En cualquier caso, si ocurre, debe realizar un escrito a la administración correspondiente exponiendo el caso.

Si la deuda pasa por el juzgado, puede haber un juicio monitorio de reclamación de cantidad, u ordinario por razón de la cuantía, o puede irse directamente a ejecución porque el acreedor tenga un título ejecutivo.

En principio, la responsabilidad del autónomo es ilimitada y responde de las deudas con todos sus bienes, presentes y futuros.

Si se llega hasta un bien inmueble, el autónomo puede demostrar que se trata de su vivienda habitual y su embargo quedaría condicionado a que no tuviera otros bienes.

En este sentido, también se puede utilizar la figura del autónomo de responsabilidad limitada, que surgió con la Ley de apoyo a los emprendedores y que limita el embargo de la vivienda que no supere los 300.000 euros.

¿Qué ocurre con los bienes del matrimonio cuando hay deudas profesionales de uno de los cónyuges?

A modo de resumen, hay que distinguir:

– Si se encuentran en régimen de separación de bienes, que es lo que siempre recomendamos, responderá el autónomo con sus bienes.

– Si tienen gananciales hay dos opciones: que se ejerza la actividad con consentimiento del cónyuge y, por tanto, se puedan embargar los bienes gananciales; o que haya oposición del cónyuge y puedan quedar excluidos.