Cuántas horas extras se pueden hacer al año

jornada-laboral

En España encontramos diversos tipos de jornada laboral que dependerán sobre todo del contrato que ofrezca la empresa al trabajador, según las necesidades de la misma, y del convenio colectivo que sea aplicable al sector.

Echar horas fuera de la jornada laboral

Según el contrato, podemos encontrarnos con los siguientes tipos de jornada de trabajo:

1. Jornada completa: la cual será una jornada en la que no podremos trabajar más de 45 horas semanales aun incluyéndose las horas extraordinarias que hayas podido hacer en esa semana.

Aunque en España la jornada laboral normal es de 40 horas, la normativa dice que se pueden trabajar como máximo 9 horas diarias en la misma empresa.

2. Jornada intensiva: se realizará toda la jornada de una sola vez, con un descanso de media hora como máximo para poder comer algo o para descansar.

3. Jornada partida: Se realiza el trabajo con un descanso entre el principio y el final de la jornada.

4. Turno rotativo: se utiliza para poder ir rotando entre los trabajadores y que así puedas cubrir todos los turnos que hay en el día. La rotación se realiza en los turnos de mañana, tarde y noche.

5. Jornada nocturna: son las horas comprendidas entre las 22:00 de la noche y las 06:00 de la mañana, en las cuales tienes que estar trabajando.

En este horario siempre tiene que haber un plus de nocturnidad reflejado en la nómina del trabajador.

6. Horas extra: se realizarán cuando el trabajador de su consentimiento a la empresa y cuando estas no superen más de 80 horas anuales, siempre y cuando no sean por necesidades de fuerza mayor.

Siempre tendrá que haber un descanso de 12 horas como mínimo entre la salidad del trabajo y la vuelta al día siguiente. La jornada máxima de cada trabajador será de 9 horas diarias.

En el caso de los pluriempleados este horario cambia mucho, ya que al estar en varias empresas distintas, los trabajadores no tendrán un horario límite para trabajar.

Los pluriempleados podrán superar las 9 horas de trabajo en un mismo día, siempre y cuando no las superen en la misma empresa y se distribuyan entre las dos o más empresas en las que esté trabajando.

En cambio, todas aquellas personas que estén trabajando por cuenta ajena y además de ello son autónomos y están en dos o más regímenes distintos de la seguridad social, se encuentran dentro de la llamada pluriactividad, ya que están desempeñando labores distintas en cada trabajo en los que están dados de alta.

Es algo muy normal a la hora de que un trabajador esté trabajando para una empresa con un contrato de trabajo y a la misma vez esté haciendo un trabajo completamente distinto por su propia cuenta dándose de alta como autónomo.

Sí hay que tener en cuenta las bases de cotización y las bonificaciones previstas en la normativa, a raíz de la última reforma laboral. Además, los trabajadores en esta situación no tendrán que pagar doblemente la incapacidad temporal.

Diferencias entre copyright, copyleft y creative commons

copyright

Una obra tiene Copyright cuando está sujeta a derechos de autor. Este derecho es el que regula el conjunto de derechos morales y patrimoniales que la ley le concede a los autores sobre su obra de por vida.

Por otra parte está el Copyleft, que se utiliza para trabajos con más libertad de difusión. Se pueden utilizar, compartir, modificar y distribuir, siempre que no se alteren las características esenciales del proyecto.

Copyright y derechos de autor

1. Estos son dos conceptos provenientes de dos legislaciones diferentes. El derecho de autor proviene el derecho francés mientras que el Copyright, proviene del derecho anglosajón.

2. El derecho de autor es un derecho que tiene el autor sobre su creación.

3. En cambio, la protección del Copyright se limita específicamente a la obra, no se considera al altor en relación con la obra, ni los derechos que de ella emanan.

4. La obra está protegida por el Copyright, el autor es el único que puede hacer lo que le plazca como dueño de la obra.

5. Si alguien quiere utilizar la obra para difundirla, representarla, etc. se debe pedir permiso al autor. Esto ocurre con las obras teatrales, literarias, discografía, software, etc.

Para decir que una obra o creación artística o científica, tiene Copyright se utiliza este símbolo “©”. En cambio, el símbolo del Copyleft es la misma c invertida dentro del círculo.

La obra pasa al dominio público cuando han transcurrido 70 años de la muerte de su autor. Solo entonces se la puede utilizar sin pagar derechos, aunque hemos de aclarar que los derechos morales de una obra son imprescriptibles (se mantienen a través del tiempo).

Copyright y el Creative Commons:

Como comentamos, el Copyright es la protección que existe sobre la creación del autor. El creative commons es la protección que el autor le quiere dar a la obra.

Dentro del Creative Commons, hay distintos tipos de licencia, esta puede ser más o menos amplia, no la determina la ley, sino el autor. En este tipo de licencias siempre se debe mencionar al autor. El símbolo del creative commons son dos cc, también dentro de un círculo.

Esta licencia se parece mucho a la del copyleft, dado que deriva una de la otra. Sin embargo, el Creative Commons es mucho más conocido y utilizado que el anterior, aunque eso no significa que no se produzcan vulneraciones de los derechos de autor.

Si tiene problemas con sus derechos de autor, puede ponerse en contacto con nuestros abogados. Le ayudaremos esté donde esté.

Salir de un fichero de morosos por impago

ficheros-de-morosos

Los ficheros de morosos son aquellos en los que se inscribe a los deudores. En España existen muchos, casi 200. Aunque los ficheros más conocidos son ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito) y el RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas).

El RAI no es un ficheros de morosidad de personas físicas, es decir, los consumidores no pueden entrar en él. Otro fichero es el Registro de impagados gestionado por el Banco de España.

Cómo saber si estoy en un fichero de morosos

La inscripción de un deudor en un fichero de morosos solo puede ser solicitada por el acreedor o su representante. Esto se debe a que él y su representante son los únicos que saben de la existencia de la deuda, y si esta se encuentra o cancelada.

El acreedor debe exigir la deuda extrajudicialmente y, si esto no tiene efecto, debe comunicar al deudor que ha sido inscrito en el fichero de morosos que corresponda en el plazo de 30 días desde la inscripción.

Los Requisitos para que se inscriba un deudor en un fichero de morosos son:

1. Que haya una deuda cierta, vencida y sea exigible y que no se haya iniciado la reclamación judicialmente.

2. Que no hayan trascurrido 6 años desde el vencimiento de la deuda.

3. Que haya existido exigencia del pago de manera extrajudicial. Se aconseja burofax con acuse de recibo.

4. Que el deudor no tenga pruebas que invaliden los puntos anteriores.

Para saber si está inscrito, nosotros podemos ayudarle. Consúltenos o déjenos un comentario en este artículo y le diremos el procedimiento.

Requisitos para salir de los ficheros de morosos:

El Acreedor es también quién decide la salida de un deudor en un fichero de morosos. Los requisitos para salir del fichero son:

1. La deuda ha sido cancelada (pagada por el deudor o condonada por el acreedor).

La ley establece que una vez que la misma ha sido cancelada, se tiene un plazo de 10 días para sacar del fichero los datos del deudor.

2. Que haya transcurrido un lapso de 6 años desde el vencimiento de la deuda. Siempre en caso de que ésta no sea renovable anualmente.

3. Que la deuda no esté debidamente justificada. En el escrito dirigido al fichero debe quedar constancia del error, adjuntando los documentos que se consideren relevantes.

Si estos pasos no funcionan y necesita ayuda, contacte con nuestros abogados para ver si podemos darle una solución adecuada.

Concurso de acreedores: Fogasa

concurso-de-acreedores

Cuando la empresa entra en concurso de acreedores o insolvencia, los trabajadores, proveedores y demás deudores se quedan sin cobrar hasta que el Juzgado resuelva la calificación del concurso y los créditos pendientes.

Qué es el concurso de acreedores y quién lo pide

El concurso de acreedores se origina cuando una persona física o jurídica se torna insolvente, y por ende no puede hacer frente al pago de sus deudas.

¿Qué ocurre con los trabajadores cuando se solicita un concurso de acreedores?

La solicitud de declaración en concurso se hace ante el Juzgado de lo Mercantil del domicilio social de la empresa que entra en situación de insolvencia. La solicitud debe ser presentada por abogado y procurador.

En el caso de las empresas, la solicitud del concurso resguarda los intereses de los trabajadores, que tienen un crédito privilegiado para el cobro de las deudas (con preferencia a los proveedores, por ejemplo).

La empresa sigue funcionando y se designa a un administrador concursal, por lo que los trabajadores no verán diezmados sus intereses de cobro. La empresa no será vendida en su detrimento.

Quienes pueden pedir el concurso de acreedores:

Lo pueden pedir:

1. Personas físicas, de lo que ya hablamos en su momento: cómo declararse insolvente.

2. Personas jurídicas, de las que hablamos ahora en este artículo, y pueden ser entidades Mercantiles inscriptas en el Registro Mercantil, las no inscribibles, o aquellas que se inscriban en un registro diferente referido registro.

3. Profesionales, autónomos.

Tipos de concurso de acreedores:

1. Concurso voluntario: lo insta el propio deudor.

Para poder pedir el concurso de acreedores es necesario que exista un verdadero estado de insolvencia. Es decir no basta con deber unas cuantas facturas a proveedores, es necesario que la deuda sea considerable.

La insolvencia puede ser actual o futura, es decir, el deudor puede prever que debido a su situación no va a poder seguir pagando sus deudas, y entonces pedir el concurso de acreedores.

2. Concurso necesario: lo insta el acreedor, con un crédito pendiente de más de 6 meses de antigüedad.

Los trabajadores pueden solicitar el concurso de su empleador, en su condición de acreedores.

Requisitos para solicitar el concurso:

La solicitud debe presentarse ante los Juzgados de lo Mercantil de la provincia donde el deudor tenga constituido su domicilio.

Una vez presentada, el Juez admite la declación y ordena su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) o la inadmite, según las circunstancias.

A partir de ahí se hace el inventario de los créditos de la empresa, según sean concursales (antes de la declaración) o contra la masa (después de la misma).

El concurso también puede ser normal o abreviado, para regular la situación de insolvencia del deudor en relación a las deudas pendientes. Esta calificación la hace el Juzgado correspondiente.

Situación novedosa en cuanto al IVA pendiente: la normativa actual permite que los acreedor del concursado emitan una factura rectificativa, a contar desde que se publica en el Boletín Oficial del Estado el Auto declarando el concurso, por la parte que queda pendiente de cobro.

El plazo para ello es de 1 mes si el concurso es normal y de 15 días, si el concurso es abreviado, habiendo de comunicar a la Agencia Tributaria que ha procedido a modificar la base imponible y a anular parte de la cuota repercutida acompañando el Auto Judicial de la declaración de concurso.

En ese Auto se apoya el derecho de rectificación, pudiendo el acreedor deducirse del IVA repercutido el de la factura impagada.

¿Tiene dudas sobre el concurso de acreedores? No dude en consultar con un abogado. Estamos a su disposición.