Nulidad del matrimonio - Attardabogados.com

Nulidad del matrimonio

Conseguir la nulidad del matrimonio no es tarea fácil. A diferencia de la separación o el divorcio, la nulidad implica que el vínculo matrimonial nunca ha existido. Los casos por los que se puede pedir la nulidad están tasados y son muy pocos. No obstante, vamos a distinguir entre la petición de nulidad del matrimonio civil y la del matrimonio por la iglesia.

Nulidad de matrimonio celebrado por la iglesia:

La nulidad del matrimonio eclesiástico se regula en el Código de Derecho Canónico y la pueden solicitar los cónyuges por:

  • No haber consumado el matrimonio.
  • Haberse casado bajo coacción o miedo grave.
  • No haber prestado su consentimiento.
  • Ser menor de edad sin dispensa de ningún tipo.
  • El impedimentos de consanguinidad.
  • La incapacidad para contraer matrimonio por causas psíquicas.
  • O la impotencia, entre otros.

Todos los matrimonios celebrados con alguna de estas causas pueden ser nulos, y los celebrados con impedimientos no producen ningún efecto, pues son radicalmente nulos. Si se declara la nulidad del matrimonio canónico, la resolución producirá sus efectos en el ámbito civil. Así, en el Registro Civil se anotará la decisión de nulidad.

Con el divorcio, los ex cónyuges no pueden volver a casarse por la iglesia, si así lo hicieron la primera vez, siendo su única vía el matrimonio civil para las segundas nupcias. Sin embargo, la nulidad deja abierta la puerta a un nuevo matrimonio por la iglesia, ya que se declara que el anterior nunca ha existido.

Nulidad del matrimonio civil

Se puede solicitar la nulidad del matrimonio civil cuando:

  • Se haya celebrado sin consentimiento o bajo coacción o miedo grave.
  • Por falta de capacidad psíquica o de edad que impida contraer matrimonio válido.
  • Si se celebró el matrimonio sin testigos o sin Juez, Alcalde u otra persona que estuviera legitimada para celebrar el matrimonio.

En los procesos de nulidad matrimonial también cabe pedir pensión por alimentos para los hijos, régimen de visitas y comunicaciones, disolución del régimen económico matrimonial y prácticamente todos los derechos que se pueden solicitar en un divorcio o en una separación judicial mediante su exposición en el convenio regulador.

Además, el cónyuge que contrajo el matrimonio de buena fe tiene derecho a una indemnización (que no es pensión compensatoria) por los perjuicios que haya padecido con la nulidad del matrimonio que pensaba válido, si se cumplen con los requisitos previstos, como haber convivencia conyugal,y la buena fe por parte de uno de los cónyuges.

¡Consúltenos Ahora! Le Daremos Soluciones.

Consultas por Teléfono
807 403 167
Realice su consulta
online