Obligaciones fiscales de una tienda online

obligaciones-fiscales-de-una-tienda-online

Las obligaciones fiscales de una tienda online no distan mucho de las de una tienda presencial, pero sí hay algunos
aspectos en la tributación del comercio electrónico y los deducibles que nos gustaría comentar en este artículo.

Requisitos para el comercio electrónico

El comercio electrónico de productos o servicios en internet conlleva unos trámites ante la Seguridad Social y la Agencia Tributaria, que se resumen en:

– Alta de la actividad (modelos 036 o 037). Elija su epígrafe, y dónde va a desarrollar la actividad. Si va a crear una empresa, tiene que solicitar el CIF.

– Si todavía no ha iniciado actividad pero va a ir haciendo gastos y quiere deducírselos, puede hacer el alta
previa
.

– Después del alta en la Agencia Tributaria, tiene un mes para el alta en la Seguridad Social, en el Régimen Especial de Autónomos, en Tesorería (Si no ha sido autónomo antes, a lo mejor puede beneficiarse de la tarifa plana).

– Si elige crear una sociedad (limitada, anónima, etc. / unipersonal o con un socio), hay que hacer primero los Estatutos de la misma e inscribirla en el Registro Mercantil de su provincia.

– Sí hay una novedad importante respecto al IVA en el comercio electrónico que nos gustaría destacar. El IVA a aplicar en la venta de productos digitales en eCommerce al usuario particular es, a partir de este año 2015, el del Estado en el que se efectúe la venta; es decir, el del país donde reside el consumidor.

Así lo establece la Directiva 2008/8/CE. En España se ha modificado la Ley del IVA por la Ley 28/2014, de 27 de noviembre y el Reglamento por el Real Decreto 1073/2014, de 19 de diciembre, para incluir este régimen especial de IVA (modelo 034).

Hablamos de productos y servicios digitales o electrónicos y también se establece la obligación de guardar los datos del comprador durante, al menos, 10 años.

– Si prestas tus servicios a otro autónomo o empresa dentro de la Unión Europea inscrito como operador intracomunitario, se sigue tratando de una operación intracomunitaria cuya factura se emite sin IVA porque será la empresa del país en cuestión la que se lo autorepercuta y lo soporte.

– En cuanto a los gastos deducibles, los propietarios de una web o de una tienda online pueden trabajar desde casa y, en este sentido, siempre hemos tenido el criterio de poder deducir algunos gastos exclusivos de la actividad pero otros, que también se utilizaban para uso personal, no.

Pues bien, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (la 354/2015, de 10 de marzo) ha dicho que sí, que los autónomos que trabajen en casa también pueden deducirse la parte proporcional de los sumistros que utilicen, como pueden ser la luz, el agua, teléfono, internet, comunidad de propietarios, impuesto sobre bienes inmuebles o el gas.

Aunque todavía está por ver cómo recibe esta sentencia la Agencia Tributaria, abre una puerta para deducir ciertos gastos que antes se han negado reiteradamente en diferentes consultas vinculantes a la AEAT.

Por lo tanto, si eres un autónomo que va a trabajar desde casa, muy atento a los avances en esta materia y que no se olvide declarar en el modelo 036 los metros cuadrados de tu casa que utilizas como despacho.

– Con respecto al vehículo, seguimos con el mismo criterio de siempre: afectación exclusiva a la actividad para IRPF y 50% para IVA o 100% si hay afectación plena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *