Cancelar un seguro de vida vinculado a la hipoteca

seguros-de-vida

Recibimos numerosas consultas legales sobre los seguros de vida asociados a la hipoteca, por lo que con este post nuestro abogado experto quiere aclarar algunas preguntas frecuentes como la obligación de contratarlo o su tributación en la renta.

Seguro de vida obligatorio con la hipoteca

Legalmente no existe obligación de tener contratado un seguro de vida cuando se suscribe la hipoteca. Con respecto a la vivienda, la única obligación existente es contratar un seguro contra incendios.

Cosa distinta es que el banco ponga como condición para conceder la hipoteca el contratar un seguro de vida con ellos. En tal caso, puede comparar varios bancos (incluyendo los intereses que le cobran y las obligaciones que acepta en la firma de la escritura pública).

Es decir, se establece una obligación contractual pero no legal. No obstante, habrá que estar al caso concreto para determinar cuándo pueden ser cancelados los seguros adicionales contratados (daños, hogar, vida).

Si decide contratar la hipoteca, debe tener en cuenta si se produce algún tipo de bonificación por la contratación de seguros vinculados a la misma o si puede cancelarlos pasado un año.

Qué cubre el seguro de vida:

El seguro de vida cubre el fallecimiento del asegurado, se trata de un seguro de riesgo. Por lo tanto, cuando éste fallezca, se abonará la indemnización al beneficiario (que no tiene por qué ser el heredero).

El seguro queda registrado en el Registro de seguros de vida del Ministerio de Justicia, por lo que cualquier heredero o persona puede preguntar con el certificado de fallecimiento si existe tal seguro.

También pueden añadirse diferentes coberturas como incapacidad o desempleo, que ya dependerá del acuerdo al que llegue el cliente con el banco.

Seguro de vida en el IRPF:

En cuanto a su vinculación con la hipoteca, solo podría desgravarse como mayor inversión en la vivienda habitual si el banco obligara a contratarlo en la escritura pública del préstamo hipotecario, y siempre y cuando pueda aplicarse la deducción por vivienda habitual.

Para el beneficiario del seguro de vida, si es el mismo que el tomador y quiere realizar el rescate, la indemnización tributa en el IRPF, como rendimientos del trabajo.

En todo caso, para saber la forma de tributación, habrá que estar a si se va a cobrar en un pago único, en forma de capital o como renta.

En cambio, si el beneficiario es distinto del tomador y cobra la inmdenización por fallecimiento del asegurado, tributará en el impuesto sobre sucesiones.

Movilidad geográfica derechos del trabajador

movilidad-geografica

La movilidad geográfica de un trabajador desde su empresa a otro centro de trabajo de la misma, supone el traslado permanente a otro lugar de residencia y da derecho al trabajador a aceptar dicho traslado o a solicitar la extinción de su contrato.

Traslado a otro centro de trabajo

La movilidad geográfica está regulada en el artículo 40 del Estatuto de los Trabajadores (ET), y requiere la justificación por razones económicas, técnicas, organizativas o de producción.

Además, la notificación del traslado tiene que realizarse con, al menos, 30 días de antelación a la fecha en que se deba producir el cambio, tanto al trabajador como a sus representantes legales.

  • Si el trabajador está de acuerdo con el traslado, este se producirá sin más requisitos que la percepción de una compensación por los gastos que se produzcan en cuanto a su cambio de residencia y el de sus familiares.
  • En cambio, si el trabajador no está de acuerdo, podrá solicitar la extinción de su contrato de trabajo, con derecho a recibir una indemnización de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades.
  • Si el trabajador no elige la extinción de su contrato pero tampoco está de acuerdo con el traslado, puede impugnar esa decisión, aunque deberá trasladarse mientras se resuelve. Si tiene dudas, puede consultar su caso concreto con un abogado.

También puede realizarse el traslado por acuerdo entre empresa y trabajador, estando entonces al contenido del documento firmado entre ambos, sin que deba existir ninguna causa que lo justifique.

Si este traslado no afectara a un único trabajador, sino que fuera colectivo, los trámites se amplían, de acuerdo con el artículo 40.2 del ET.

Diferencia entre traslado y desplazamiento:

La diferencia principal es que el traslado tiene un carácter permanente, mientras que el desplazamiento es de forma temporal (también debe estar justificado) y deberá suponer el cambio de residencia del trabajador.

  • El trabajador puede ser desplazado durante un máximo de 12 meses dentro de un período de 3 años
  • El trabajador tendrá derecho a un permiso de 4 días laborables en su domicilio por cada tres meses de desplazamiento, siendo por cuenta del empresario los gastos de los desplazamientos.
  • Si el tiempo de desplazamiento supera los 12 meses en 3 años, se entenderá que se produce un traslado a todos los efectos.

El desplazamiento también puede ser recurrido por el trabajador, de la misma forma que explicábamos para los traslados.

Despido o extinción del contrato

El trabajador se encuentra con varias opciones cuando se produce la movilidad geográfica:

1. Aceptar el traslado o el desplazamiento, sin más argumentos en contra.

2. Aceptar el traslado o desplazamiento, no estándo de acuerdo con la decisión empresarial, en cuyo caso podrá interponer demanda en la Jurisdicción Social o Laboral, en el plazo de 20 días, solicitando la impugnación de la movilidad (porque las causas no sean justificadas…).

¿Qué puede ocurrir aquí?

A) Que el Juzgado respalde su petición y, por lo tanto, la empresa deba reintegrarle en su puesto de trabajo.

B) Que el Juez no acepte su pretensión, teniendo entonces el trabajador que aceptar el traslado, sin derecho ya a solicitar la extinción de su contrato.

3. Solicitar la extinción de su contrato, percibiendo la indemnización, cuando la empresa le notifique el traslado o desplazamiento.

Qué hacer si la empresa no me paga la nómina

mi empresa no me paga

Cuando la empresa no paga el salario a los trabajadores, puede deberse a una falta de liquidez, por lo que debería despedir al trabajador de forma objetiva, por causas económicas, si es sólo un trabajador, o de forma colectiva, mediante ERE o expediente de regulación de empleo si la plantilla es superior (indemnización de 20 días de salario por año trabajado, en ambos casos).

Al no haber tomado esta determinación, la responsabilidad recae en el trabajador, que no tiene por qué aguantar esta situación indefinidamente.

Pedir la extinción voluntaria del contrato de trabajo

Por ello, si su empresa no le paga su sueldo puntualmente (la Jurisprudencia viene sosteniendo que el retraso o falta de pago debe ser de, al menos, 3 meses), usted puede pedir la extinción de su contrato.

Se regula en el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores, bajo el título “Extinción por voluntad del trabajador”, pero con un significado distinto al de la baja voluntaria.

Se trata del derecho que tiene el trabajador ante un incumplimiento contractual por parte del empresario.

En este caso, el procedimiento es el siguiente:

1. Usted no abandona en ningún momento su puesto de trabajo hasta que se produzca efectivamente la extinción del contrato. (Si abandona su trabajo, la empresa puede entenderlo como baja voluntaria.

Aunque ya hay sentencias, como la del Tribunal Supremo de 20 de julio de 2012 (rec. núm. 1601/2011), que dan la razón al trabajador a la hora de dejar su puesto de trabajo por el clima de tensión que hay cuando se “denuncia” a la empresa, todavía no es un criterio muy asentado, sino bastante reciente, por lo que recomendamos continuar.

2. Presentar papeleta de conciliación ante el SMAC (servicio de mediación, arbitraje y conciliación de su provincia o de su Comunidad Autónoma) alegando la falta de pago (o retrasos continuados, si fuera el caso) en el abono del salario pactado.

3. El plazo para presentar la papeleta es de 1 año desde que se produjo el primer incumplimiento del empresario en el pago del sueldo.

4. Debe dirigirse al SMAC antes de acudir a la Jurisdicción Social, para tratar de solucionar y regularizar su situación mediante un acuerdo extrajudicial. Si no lo consigue, puede poner demanda laboral posteriormente.

5. Deberá aportar pruebas de la falta de pago, si se hace por transferencia bancaria, si se ha firmado la nómina o no, si ha puesto en ella “No conforme” aunque la haya firmado.

Tenga en cuenta que la nómina es como un recibo de pago. Si la firma, está queriendo decir que usted está conforme con el importe recibido.

Por eso es importante tener pruebas de la falta de pago del salario, aunque también puede interponer papeleta incluyendo la cantidad que se le adeuda para su demostración posterior.

6. La indemnización que le corresponde si solicita la extinción de su contrato es la que se estipula para el despido improcedente: 33 días de salario por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades.

7. En cuanto al finiquito, es un derecho de todo trabajador. Es el reflejo de la liquidación de su relación laboral con la empresa y se le dará junto con la indemnización, por ejemplo, si no ha cogido los días de vacaciones que le corresponden.

Derecho a desempleo en la extinción del contrato:

En este caso, resolución voluntaria del trabajador por causa justa, tendrá derecho a cobrar el paro cuando acredite la efectiva extinción del contrato y de la relación laboral mediante la resolución judicial definitiva o el acta de conciliación administrativa.

Por eso es importante acudir al SMAC cuanto antes, para poder solicitar el paro dentro de los 15 días posteriores a la extinción del contrato de trabajo.

Sepa que, si cumple con los requisitos, puede capitalizar el desempleo para iniciar una nueva actividad. Debe estar desempleado y tener derecho a la prestación por desempleo de nivel contributivo, al menos, por el tiempo mínimo cotizado (1 año). Y lo más importante, debe haber finalizado de forma definitiva su relación laboral.

Ventajas de hacer testamento

Testamento

La cuestión principal que nos preguntan es si es mejor hacer testamento o qué ocurre si no se hace. Muchas personas tienen la idea de que si no hacen testamento hay que hacer un mayor gasto cuando se transmite la herencia.

Cuánto cuesta hacer testamento

En realidad, la diferencia entre hacer testamento o no hacerlo es que, si no se hace antes del fallecimiento, hay que realizar, ante notario o en ante el Juez, la declaración de herederos.

Si no hay testamento, se abre la sucesión intestada. Esto quiere decir que los herederos vienen determinados por el Código Civil (hijos, padres, cónyuge, hermanos…).

Así, solamente se repartirá la legítima entre sus herederos legales, los legitimarios, dejando sin usar el tercio de libre disposición y el de mejora.

El cónyuge tendrá derecho al usufructo de un tercio de la herencia o de la mitad (según concurra con descendientes del fallecido o con ascendientes, respectivamente). Si no hay ninguno, se le podrá otorgar la totalidad de la herencia.

En dinero, la única diferencia entre realizar o no testamento es el importe de la declaración de herederos, así como los trámites para determinar los bienes propiedad del fallecido y cuáles son las personas que están llamadas a suceder.

Sea cual sea el caso, siempre recomendamos hacer testamento y revisarlo cada x años para ver si su voluntad a cambiado o sus propiedades ya no son las mismas y poder dejar todo lo más claro posible. Sin duda, tiene ventajas.

Cómo hacer testamento:

Se hace ante Notario. El más habitual es el testamento abierto, aunque puede consultar aquí las clases de testamento.

Va al Notario con su DNI y le comenta lo que quiere. El Oficial de Notaría redactará un borrador que puede ser revisado por un abogado, si usted quiere asegurarse de que se va a cumplir su voluntad. Este borrador se llama minuta.

Una vez se haya establecido lo que usted quiere, el Notario registrará copia del testamento en el Registro de Actos de Última Voluntad, a donde habrán que acudir los herederos en caso de que usted fallezca.

Muchas veces se pretenden añadir cláusulas específicas, como una última voluntad, un testamento con condición, o un tutor designado para sus hijos menores de edad. Para ello, habrá que acudir al Notario con la documentación concreta.

En el caso del testamento vital, si una persona desea dar instrucciones para que se sepa qué hacer si él no puede decidir sobre su salud, se hace en un formulario distinto que quedará al alcance del hospital que corresponda a través del Registro de Instrucciones Previas y que podrá ser consultado en cualquier momento.

Partimos de otra pregunta que nos hacen muy habitualmente, contestando que un matrimonio no puede hacer un testamento en común.

Es un acto personalísimo que solo puede reflejar la voluntad de una persona, por lo que debe hacerse por separado. Eso sí, los cónyuges pueden ponerse de acuerdo y está bien que otorguen testamento a la vez.

Su coste es de unos 60 euros, aunque puede variar según los honorarios del Notario al que se dirijan. Hasta 90 o 100 euros es un precio aceptable.

¿Merece la pena? en relación con su coste, si. Aunque los familiares llamados a la sucesión tendrán que inventariar los bienes del fallecido y, como no, pagar el impuesto sobre sucesiones, sin duda acorta los plazos.