Está en la página Países subdesarrollados y sus características económicas estructurales de Attardabogados.com

Países subdesarrollados y sus características económicas estructurales


La enorme disparidad económica entre países y el carácter persistente de la pobreza pone de manifiesto que el subdesarrollo es un fenómeno, de extrema gravedad. Las poblaciones que viven en los países que conocemos como subdesarrollados tienen unos niveles de vida muy inferiores con respecto a las poblaciones de los países que están a la cabeza de la economía mundial.

El subdesarrollo no es un simple retraso en el desarrollo ni una etapa previa, sino un proceso histórico resultado de la dominación que han sufrido algunos países, a lo largo de la historia y en el presente. El subdesarrollo se caracteriza por una larga serie de especificidades que no son equiparables a las registradas en el mundo predesarrollado anterior a la Revolución Industrial. Desarrollo y subdesarrollo son dos manifestaciones de un único proceso, el de acumulación de capital a escala mundial.

Origen

El origen del subdesarrollo se encuentra, por tanto, en la expansión geográfica del centro industrial del sistema mundial, encaminada a obtener bienes de consumo, materias primas y mercados cautivos para las manufacturas de las metrópolis y mano de obra barata (trabajo esclavo o forzado) para el desarrollo de los países avanzados.

Colonización de las llamadas áreas atrasadas que supuso fenómenos tales como:

- Cultivos orientados a la exportación a expensas de la agricultura tradicional dirigida a alimentar a la población local.

-Agotamiento de los recursos naturales, mineros o agrícolas, especialmente en América Latina y África.

-La apropiación de tierras por colonos procedentes de las metrópolis.

-Una especialización internacional en productos primarios que reflejaba más la imposición de una determinada inserción en el comercio mundial que la dotación propia de recursos.

-La desarticulación espacial de las redes de transporte, que muchas veces tuvieron una configuración radial, con objeto de trasladar los productos minerales o agrícolas desde las minas o plantaciones a los puertos de exportación.

-La destrucción del artesanado local por las importaciones de manufacturas procedentes de las metrópolis.

-La creación de fronteras artificiales, que respondían a las rivalidades entre potencias coloniales.

En definitiva, cabe hablar de una especialización forzada en productos primarios que, junto a la introducción de nuevas pautas de consumo similares a las europeas, moldearon desde el exterior las estructuras económicas y sociales de esos países.

 paises subdesarrollados

Características estructurales

La naturaleza desarticulada del subdesarrollo implica fenómenos, más o menos intensivos según los países, como los siguientes:

Extraversión: orientación de la mayor parte de la actividad productiva hacia el exterior.

Polarización: orientación de la fuerza productiva a determinadas actividades (las más sencillas y de menor contenido tecnológico) que tienen un peso desproporcionadamente alto, frente a la mayor coherencia sectorial de los países desarrollados.

Manifestaciones de esta polarización: el grado de industrialización suele ser menor en los países del Tercer Mundo que en los de la OCDE; Composición del sector industrial: sesgo hacia las ramas ligeras (confección, textil, calzado, juguetes) e insuficiencia de la sección de bienes de equipo (producción de maquinaria).

Desarticulación: Yuxtaposición de los sectores tradicional y moderno, sin que éstos se integren en una sola unidad económica, dando lugar a una economía de elementos aislados entre sí. Contraste entre el sector tradicional y el sector moderno fundamentalmente de enclave con tecnología avanzada y gran dinamismo controlado por el capital extranjero.

Manifestaciones de la desarticulación: Fragmentación del mercado interior en pequeños mercados aislados. Existencia de una economía rural de subsistencia; Estructura no integrada de comunicaciones; Gran desarticulación social.

Dependencia o subordinación: El desarrollo económico del Tercer Mundo está sometido a la incidencia de variables externas sobre las que tiene escaso control.

Dependencia comercial: tanto en lo que atañe a la dirección geográfica de los flujos comerciales como a su composición por productos.

Muchos países subdesarrollados obtienen una gran parte de las ganancias por exportaciones de un pequeño número de recursos naturales o de productos agrícolas.  La dependencia respecto de estas exportaciones plantea un problema macroeconómico, ya que los precios de los productos básicos (materias primas) son muy variables en relación con los productos manufacturados. Un descenso en los precios de las exportaciones, puede provocar simultáneamente una recesión en la economía y un déficit en la balanza por cuenta corriente. Al país podría resultarle imposible volver a estar en equilibrio interno y externo hasta que los precios de las exportaciones no se recuperasen.

Los precios de las exportaciones de los países subdesarrollados son especialmente sensibles a las políticas macroeconómicas adoptadas por las economías industrializadas. Una reducción en la demanda agregada de los países industrializados, se traduce rápidamente en una caída en picado de los precios de los productos y en un descenso de las rentas reales de los países subdesarrollados.

En general, los rendimientos crecientes suelen ir unidos a la competencia imperfecta; de hecho, la caída del coste unitario favorece el poder de mercado en una situación  de competencia imperfecta. Los rendimientos decrecientes (la imposibilidad de aumentar la producción (más allá de cierto límite) con menor coste unitario) y la dificultad para diferenciar el producto son elementos fundamentales  para generar una competencia perfecta en la producción de materias primas. Las exportaciones de los países ricos contienen los “buenos” efectos rendimientos crecientes y competencia imperfecta, mientras que las exportaciones tradicionales de los países pobres contienen lo contrario, los efectos “malos”.

Dependencia productiva: cuando el capital extranjero participa de forma mayoritaria en la economía subdesarrollada (sobre todo en la “actividad moderna”).

Dependencia financiera: Enorme grado de endeudamiento exterior de las economías subdesarrolladas.

Dependencia tecnológica.

Dependencia política y cultural.

En resumen, el subdesarrollo no es una etapa previa o una fase anterior al desarrollo, sino un proceso histórico, producto de siglos de colonización e imperialismo. La esencia del subdesarrollo consiste en la insatisfacción de las necesidades básicas de alimentación, salud, educación, empleo y participación política y social.

¡Consúltenos Ahora! Le Daremos Soluciones.

Consultas por Teléfono
807 403 167
Realice su consulta
online

¿Le ha resultado útil?

Los usuarios que han leído Países subdesarrollados y sus características económicas estructurales, también han visto estos:

1 Opinión sobre el artículo

  1. Miriam dice:

    Nos creemos que estamos en la cuna del mundo cuando hay paises aun muy poco desarrollados, y luego nos daremos cuenta de que el dinero no se come…

Introducir comentario

Nombre*  
Email*     
Su Web   

Su comentario:
Acepto el aviso legal y la política de privacidad