El banco no quiere refinanciar mi deuda - Attardabogados.com

El banco no quiere refinanciar mi deuda


prestamo bancario

Mediante el contrato de préstamo el cliente recibe del banco una suma pactada de dinero, con la obligación de devolverlo en los plazos que se hayan establecido en el contrato.

Es un contrato que solo genera obligaciones para el prestatario, en las fechas prefijadas, pues la entrega del dinero por el banco es una condición para que exista contrato. Con la concesión de préstamo se abre una cuenta corriente para reflejar todos los movimientos que se produzcan, las disposiciones o abonos.

Requisitos para pedir un préstamo

1. Acudir al banco para realizar la solicitud y aportar contrato de trabajo, nómina o avalistas.

2. El banco investigará la información proporcionada y verá, primero, si puede hacer el préstamo y, segundo, cuánto puede prestar.

3. Se llegará a un acuerdo con el banco para devolver el dinero prestado con el interés que se pacte.

4. El cliente debe pagar una cantidad en concepto de comisión de apertura, el banco carga esta comisión de apertura de una sola vez en el momento de la firma del contrato.

5. El banco hace responsable al cliente de todos los gastos de formalización.

6. El contrato de préstamo se hace por escrito, mediante un documento público notarial, para tener opción de ejecutarlo.

7. En caso de insolvencia del cliente, en un concurso de acreedores el documento público le da opción al banco a ser un acreedor privilegiado (cobrar el crédito antes que el resto de acreedores).

8. La forma más deseable de extinción es el cumplimiento del contrato, pero la ley viene a ocuparse de ciertas causas de vencimiento anticipado.

9. Los bancos quieren equiparar al cumplimiento de la obligación a la manifestación aparente de solvencia durante toda la vida del contrato. Así, el Código Civil dice que:

    • Se puede exigir la totalidad de la deuda cuando el deudor resulte insolvente, salvo que la haya garantizado. También cuando no garantice la deuda si está comprometido a ello, o cuando estas desaparezcan si no se sustituyen por otras.
    • No obstante, debe quedar claro que en la práctica no se anticipa el cumplimiento del préstamo ni se solicita la ejecución con la simple sospecha de no poder hacer frente al pago, sino que será necesario que se produzca efectivamente un incumplimiento.

Obligación de devolución del préstamo:

  • El cliente tiene la obligación de restituir el capital prestado, que suele realizarse de forma fraccionada de acuerdo con un calendario de amortización.
  • Muchas veces el primer periodo de este contrato se pacta un período de carencia, que son unos meses en los que el banco se compromete a no exigir la devolución del préstamo. Cuando un banco concede el préstamo lo que más teme es que no le devuelvan el importe prestado.
  • En general, en los contratos de préstamo se incluye una cláusula para que el cliente pueda anticipar su obligación, devolviendo cantidades prestadas. Esto priva al banco de cobrar los intereses por el tiempo en que el cliente se ha anticipado. En este caso, para compensar al banco, se paga la prima de anticipación.
  • En los préstamos bancarios siempre se pactan por escrito los intereses, informando al cliente de la cuantía, tipo de interés, periodicidad entre otras cosas.
  • En caso de incumplimiento de las obligaciones, además de los intereses ordinarios, se puede prever intereses de demora por el retraso en el pago.
  • Si no está de acuerdo con lo pactado, puede hacer una reclamación a su banco por escrito. El tiempo de respuesta es de 2 meses.

Clases de préstamos bancarios:

  • Préstamos garantizados: son frecuentes porque el banco ante la duda de que se pague lo que se debe,  pide garantías. Pueden quedar afectos bienes muebles o inmuebles a la operación.
  • Muchas veces el banco utiliza como garantía documentos cambiarios, es decir, el banco concede el crédito, pero obliga al prestatario a firmar letras de cambio o pagares por importes iguales a las cuotas que tiene que pagar para amortizar el préstamo en las mismas fechas, quedando la obligación garantizada.
  • Prestamos interés variable: es el interés más acorde con el precio de dinero. La mayoría de los préstamos hoy en día son a interés variable.
  • Préstamos sindicados: contratos de préstamo en los cuales los fondos proceden de una pluralidad de prestamistas. Se utilizan para operaciones cuantiosas, que no pueden ser asumidas por una sola entidad bancaria sin que el riesgo sea muy elevado. Hay solo un contrato, firmado por todos los participantes en la operación.
¡Consúltenos Ahora! Le Daremos Soluciones.

Consultas por Teléfono
807 403 167
Realice su consulta
online

0 Opiniones sobre el artículo

Introducir comentario

Nombre*  
Email*     
Su Web   

Su comentario:
Acepto el aviso legal y la política de privacidad