Qué hacer en caso de despido verbal

que-hacer-en-caso-de-despido-verbal

Explicamos qué hacer en caso de despido verbal sin carta de despido, cuando el empresario le dice al trabajador que no vuelva al día siguiente, produciéndose un despido tácito.

Despido verbal o tácito

El Estatuto de los Trabajadores regula los requisitos que deben cumplirse en un despido, que en ningún caso puede ser verbal.

La carta de despido es imprescindible, pues en ella se contemplan los derechos del trabajador hasta el momento en que termina la relación laboral.

Tampoco es legal que la empresa le diga al trabajador que se pase dentro de un tiempo a ver si hay trabajo mientras para el empleado se crea la ilusión de que sigue manteniendo su trabajo, dándose un despido encubierto.

En todos estos casos, el trabajador tiene derecho a percibir el finiquito, que consta de las vacaciones no disfrutadas, la parte proporcional de las pagas extraordinarias que le correspondan y el sueldo del mes corriente hasta que termina el trabajo.

Por otra parte, según como pueda calificarse el despido, tendrá derecho a la indemnización correspondiente (despido objetivo o improcedente). El despido disciplinario no conlleva derecho a indemnización.

Cómo actuar ante un despido verbal

1. Lo primero que debe hacer el trabajador cuando llegue a esta situación es enviar un burofax a la empresa donde conste lo que el empresario le ha dicho y solicitarle que lo diga por escrito.

El burofax sirve para acreditar que se ha producido el despido y, lo más importante, la fecha en que este tiene efectos para poder reclamar y saber si estamos dentro de plazo.

2. No se le debe dar un plazo largo, porque el plazo para reclamar por despido es de 20 días desde que se produce.

3. El empresario puede decir que ha sido el trabajador el que ha decidido marcharse voluntariamente, aunque en este caso la empresa debería disponer de un escrito con la baja voluntaria firmada por el trabajador.

También, según la situación concreta, solemos recomendar que se tengan testigos del despido verbal (a ser posible) o incluso volver al puesto de trabajo al día siguiente para dejar claro que no es baja voluntaria, y ponerlo en conocimiento de los representantes de los trabajadores si existen en la empresa.

Si se prueba el despido verbal, al no haber respetado la empresa los requisitos formales para llevarlo a cabo, suele convertirse en despido improcedente, en cuyo caso el trabajador tendrá derecho a una indemnización de 33 días por año trabajado (45 días antes de la reforma laboral).

También es necesario saber en qué situación se encuentra el trabajador con respecto a la Seguridad Social. Por ejemplo, qué tipo de baja a hecho el empresario.

Primero, porque la empresa tiene 6 días para comunicar la baja y segundo, porque el trabajador tiene 15 días para solicitar el paro.

En estos casos, lo mejor es informarse desde el principio (una vez enviado el burofax) de los trámites a realizar y cómo hacerlos para coger el problema a tiempo. Los plazos en el ámbito laboral son muy cortos.

Si la empresa no pone el despido por escrito, recomendamos interponer una papeleta de conciliación en el CMAC de su provincia, antes de que transcurra el plazo de 20 días, para interrumpirlo y que no siga contando.

Otra opción acumulable a las anteriores puede ser poner una denuncia ante la inspección de trabajo, de manera que demostrando que la empresa ha cometido una infracción (el despido irregular) pueda ser sancionada por esa conducta.

Si necesita hacer una consulta con un abogado laboralista, puede hacerla en cualquier momento por email o por teléfono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *