Qué hago si mi hijo sufre acoso escolar

que-hacer-si-mi-hijo-sufre-acoso-escolar

Muchos padres nos preguntan qué pueden hacer si su hijo sufre acoso escolar, así que en este artículo vamos a intentar dar algunas respuestas sobre las acciones a tomar por los padres que ven cómo sus hijos sufren bullying.

Cómo actuar ante el acoso escolar

Lo esencial que tienen que que saber los padres es que el bullying es una forma de acoso en la se produce una agresión física y psicológica del acosador a la victima y que se realiza de forma continuada en el tiempo.

Si esto le está pasando a su hijo en el colegio o en el instituto, lo primero que debe hacer es hablar con la dirección del centro.

El orientador tiene que activar un protocolo para separar a los menores y poner en marcha un mecanismo para proteger a la victima o acosado.

También el acosador tendrá protección frente al entorno o a las circunstancias que han hecho que necesite desarrollar esa posición de superioridad frente a un compañero y sobre todo esa agresividad o violencia.

A partir de ahí los padres también pueden poner una denuncia por la vía penal. En estos casos:

– Pueden denunciar al centro, público o privado, si no han activado ningún protocolo de seguridad. El centro es garante de los menores mientras están en horas de clase y pueden ser responsables de un delito de omisión del deber de socorro.

– Pueden denunciar al menor acosador y a la familia de este. El delito de acoso escolar no se encuentra recogido en el Código Penal, pero sí pueden darse otros delitos como: amenazas, coacciones, lesiones, acoso sexual, o inducción al suicidio.

No estamos hablando de ninguna tonteria, y eso lo saben los padres y los menores que sufren y son víctimas de este tipo de acoso.

Las denuncias se pueden presentar en la Policía, la Guardia Civil o la Fiscalía de menores. Si el acosador es mayor de 14 años, podrá ser enjuiciado mediante un proceso ante el Juzgado de menores.

Si el acosador es menor de 14 años, los padres tendrán la responsabilidad penal, además de otros delitos o infracciones que hayan cometido, como el abandono de familia o el delito de desamparo.

También podrán verse privados de la patria potestad en casos graves y pueden tener privación de custodia. Cuando los niños son mayores de 14 pero menores de 18 años, también pueden los padres enfrentarse a estas consecuencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *