Quién se queda con el piso en caso de divorcio - Attardabogados.com

Quién se queda con el piso en caso de divorcio


quien-se-queda-con-el-piso-en-caso-de-divorcio

Una de las preguntas más usuales en caso de divorcio es quién se queda con el piso propiedad de ambos cónyuges. Vamos a ver las distintas posibilidades.

Uso de la vivienda en el divorcio

Lo primero es intentar un acuerdo entre las partes. El resultado de la negociación dependerá en gran medida de si estamos ante un divorcio de mutuo acuerdo o un divorcio contencioso.

En caso de no llegar a una solución, será el Juez quién decida, aunque también se puede posponer la liquidación de gananciales para el futuro pero, si hay hijos menores en el matrimonio, habrá que hablar de la adjudicación de la vivienda durante el proceso.

Por regla general, el piso familiar se lo queda el cónyuge a quién se le da la guardia y custodia de los hijos. Si hubiera custodia compartida, habría que estar al régimen acordado.

El otorgamiento de la vivienda al padre o madre que se quede con los hijos no es permanente. En principio durará mientras se tenga la guardia y custodia.

Si no hay hijos menores ni tampoco acuerdo, el Juez otorgará el uso de la casa al cónyuge que perciba menos ingresos o no perciba ninguno y, por tanto, esté más necesitado por haberse producido un desequilibrio económico durante el matrimonio.

Aunque los gastos de la vivienda correrán por cuenta del que viva en ella, como los gastos de mantenimiento y conservación, así como la luz, agua o comunidad. Si hay hipoteca, se establece que es una deuda ganancial y la deben pagar ambos cónyuges al 50%.

También se puede llegar a un acuerdo con el pago de la hipoteca, para que se haga cargo de ella el cónyuge que se quede a vivir en la casa, aunque es una solución que no vincula al banco, salvo que se proceda a la novación de hipoteca.

Uno de los problemas más frecuentes viene dado cuando la nueva pareja del cónyuge al que se le ha atribuido la casa se instala a vivir también en ella. Hablamos de un tercero que obtiene un beneficio en contraposición del propietario que no puede vivir en el piso.

Si nada se dice al respecto, ni mediante acuerdo ni por el Juez en convenio regulador, la nueva pareja puede vivir en la casa sin que el propietario excluido de ella pueda decir nada, salvo que sea una persona nociva o con hábitos ilícitos o ilegales que genere problemas o pueda perjudicar la convivencia con los menores.

¡Consúltenos Ahora! Le Daremos Soluciones.

Consultas por Teléfono
807 403 167
Realice su consulta
online

0 Opiniones sobre el artículo

Introducir comentario

Nombre*  
Email*     
Su Web   

Su comentario:
Acepto el aviso legal y la política de privacidad