Impago de la responsabilidad civil derivada de delito

responsabilidad civil

El Código Civil regula la responsabilidad civil contractual y extracontractual, además de las normas específicas que se han dictado en cada materia.

Se trata, en general, de una indemnización económica que se genera cuando se ha producido un daño a terceras personas o ha habido algún tipo de negligencia o mala práctica en su profesión.

De hecho, hay algunos daños que se pueden prever. De ahí los seguros de responsabilidad civil por animales de compañía. Sin embargo, hay otros perjuicios tan amplios que crean inseguridad si no sabe las acciones que puede emprender cuando ocurren.

Vamos a verlos detenidamente:

Responsabilidad civil en accidentes de tráfico

Los accidentes de tráfico son los que generan más responsabilidad civil por lesiones, daños personales y daños materiales, aunque los accidentes mortales se han reducido bastante en los últimos años.

La indemnización que corresponda dependerá de si hay delito y del tipo de lesión que se haya producido, si hay secuelas, los días de hospitalización o, incluso, se fija una indemnización por muerte. Las cantidades se pueden ver en el Baremo para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.

Se puede pedir responsabilidad civil por las siguientes vías:

  • Por delitos, en vía penal. Si la sentencia es condenatoria, se dictará la cuantía por responsabilidad civil en la sentencia, salvo que se haya renunciado a su petición o hayan llegado a un acuerdo antes del juicio entre los familiares, si el afectado a fallecido, o el afectado y la compañía aseguradora.
  • Si no hay pruebas suficientes para la responsabilidad penal y se produce el sobreseimiento del procedimiento, el Juez dictará un Auto de cuantía máxima, en el que se pronunciará sobre la responsabilidad civil por el accidente de circulación.
  • Con el Auto de cuantía máxima, el afectado puede acudir directamente al procedimiento de ejecución civil, al tener un título ejecutivo.
  • O sólo en vía civil, a través de la acción de reclamación de daños y perjuicios, aportando pruebas como el parte amistoso de accidente, el atestado de la policía o uno o varios testigos.

Vicios constructivos:

Hasta la Ley de Ordenación de la Edificación, el artículo 1.591 del Código Civil ha sido el eje central de nuestro sistema en el ámbito de la construcción y se ha desarrollado muchísima jurisprudencia en torno a él.

Además, el Código Civil sigue teniendo plena vigencia a la hora de pedir responsabilidad civil por daños y perjuicios en temas constructivos, ya que LOE sólo se aplica a las licencias solicitadas a partir de su entrada en vigor en el año 2000, mientras que todas las anteriores siguen rigiéndose por el 1.591.

Es muy importante saber en qué ámbito nos movemos, ya que los plazos para reclamar por vicios en la construcción son distintos según la normativa a la que nos acojamos.

Daños por difamación:

Difamar a alguien significa vertir una serie de opiniones, juicios de valor o informaciones que constituyen una vulneración del derecho al honor y, si se demuestra, puede dar lugar a una indemnización por daños y perjuicios.

La vulneración del derecho al honor es una intromisión ilegítima que está protegida legalmente. Como sabemos, el honor implica 2 vertientes: reputación y autoestima. En vía civil, se protegen a través de la Ley Orgánica de protección del derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen.

Por lo tanto, el perjudicado por la difamación tiene 2 formas de reclamar: en vía civil o a través de un procedimiento penal. No nos queremos referir en esta ocasión al delito de injurias ni al de calumnias, sino exclusivamente al ámbito civil.

Además, es muy frecuente que el derecho al honor colisione con la libertad de información, siendo ambos derechos fundamentales reconocidos en la Constitución Española.

El problema fundamental es que la difamación es muy difícil de demostrar y, si no se tienen pruebas, podemos enfrentarnos a un juicio y perderlo, con el consiguiente gasto y el pago de las tasas.

Siempre decimos que la prueba en derecho es fundamental para probar la situación que alegamos y la reparación del daño. Pero no queremos con ello decir que si no hay pruebas está todo perdido. Dependerá del caso concreto. Contacte con nosotros para que un abogado estudie su caso y le aconseje.

4 comentarios en “Impago de la responsabilidad civil derivada de delito”

  1. No sé si tengo que pedir una consulta legal a este respecto. Es una duda bastante compleja. Mi perro mordió a una persona que quería robarme y este individuo me ha denunciado. No tiene sentido cuando es él quien ha provocado el daño. Además no le hizo prácticamente nada.

  2. Para poder aconsejarle necesitamos tener más información. No obstante, podemos aconsejarle que haga uso del seguro, si lo tiene, e intente llegar a un acuerdo con esta persona, que tendrá pruebas del hecho cometido, como el informe médico. Por otra parte, le aconsejamos que usted ponga una denuncia por la tentativa de hurto o robo y explique su caso. Puede ponerse en contacto con nosotros por teléfono.

  3. El seguro no quiere hacerse cargo de un daño que he provocado a mi vecina porque tengo una tubería mal puesta. Me han dicho que eso se llama responsabilidad civil frente a terceros. ¿Qué puedo hacer?

  4. Tendríamos que ver la póliza y el daño para saber exactamente si merece la pena ir contra la aseguradora o arreglar el desperfecto a su vecina por su cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *