Es mejor separarse de hecho o legalmente - Attardabogados.com

Es mejor separarse de hecho o legalmente

Los trámites de separación de un matrimonio, si se hace judicialmente,  son parecidos a los del divorcio. La diferencia es que el vínculo matrimonial no se extingue. Por ello, los cónyuges separados no pueden volver a casarse. Esto solo se consigue con el divorcio o la nulidad del matrimonio. También se produce el cese de la vinculación de los bienes gananciales desde que se dicte la sentencia.

Separación legal o judicial:

Se puede solicitar la separación a los 3 meses después de haberse celebrado el matrimonio, aunque puede hacerse antes, en los casos en los que haya riesgo para la vida o la integridad física de la persona, y también en los casos en que haya peligro para la libertad e indemnidad sexual del cónyuge demandante o de los hijos.

No hay causas tasadas, puede ser por cualquier causa. Tampoco tienen que estar ambos cónyuges de acuerdo, basta con que uno de ellos quiera solicitar la separación para que el Juez admita la demanda.

Eso sí, como en el divorcio, cabe la separación de mutuo acuerdo o contenciosa. Para la separación de mutuo acuerdo se puede tener al mismo abogado, la contenciosa exigirá dos abogados distintos, uno para cada cónyuge, y sus respectivos procuradores.

La demanda se presenta ante el Juzgado de Primera Instancia de lugar donde se encuentre el domicilio habitual de los cónyuges, acompañando un certificado de matrimonio que puede solicitarse en el Registro Civil, el certificado de nacimiento de los hijos, y una propuesta de convenio regulador, si la separación es de mutuo acuerdo.

Si la separación fuera contenciosa (sin acuerdo), el Juez será el encargado de decidir sobre pensiones por alimentos, compensatorias, régimen de visitas, y custodia, si hubiera hijos. También se solicita la presencia del Ministerio Fiscal en caso de que haya menores. Éstos pueden ser oídos si tienen 12 años.

La sentencia dictada por el Juez de primera instancia será inscrita en el Registro Civil y, si uno de los cónyuges fuera empresario, también puede inscribirse en el Registro Mercantil.

Separación de hecho:

La separación de hecho no implica juicio. Lo que sí se establece es el cese de la convivencia. No implica la modificación del régimen económico que tuviera el matrimonio, por lo que sí existe gananciales, seguirá vigente salvo que se otorguen capitulaciones matrimoniales para establecer la separación de bienes.

Siempre se puede acudir a la vía judicial para legalizar la situación mediante separación o divorcio.

Reconciliación de los cónyuges separados:

Además, la separación deja abierta la posibilidad de reconciliación de los cónyuges, que tendrán que manifestarlo ante el Juzgado en caso de que se produzca.

Si se reconcilian, el Juez deja sin efecto lo acordado por sentencia, pero si se han adoptado medidas con respecto a los hijos, éstas pueden mantenerse si se estima conveniente.

Por otra parte, si se ha modificado el régimen económico matrimonial con la separación, la reconciliación no establece el anterior régimen, por lo que si se quiere volver al anterior, por ejemplo: paso de gananciales a separación de bienes, o viceversa, debe hacerse a través de capitulaciones matrimoniales.

¡Consúltenos Ahora! Le Daremos Soluciones.

Consultas por Teléfono
807 403 167
Realice su consulta
online