Son válidas las grabaciones de voz en un juicio

son-validas-las-grabaciones-de-voz-en-un-juicio

A menudo los clientes nos preguntan si son válidas las grabaciones de voz en un juicio, si pueden servir como prueba, pues es un medio para demostrar un hecho que puede servir a falta de pruebas testificales o documentales.

Validez de una grabación como prueba

Es un tema complicado y tratarlo como algo genérico es muy difícil porque siempre hay particularidades que pueden hacer una grabación inválida, además de su colisión a veces con el asunto de la privacidad o derecho a la intimidad.

Por ello, hay que estar al caso concreto y aconsejamos consultar en cada ocasión si la grabación que pretende y para qué la quiere utilizar es válida en juicio o si está vulnerando algún derecho o incluso puede caer en una infracción penal.

Dicho esto, las grabaciones de voz sí son válidas en juicio aunque como comentamos pueden entrar en colisión con derechos tan fundamentales como el honor, la intimidad y la propia imagen.

Por ello, tenemos que acudir a las pautas que dan nuestros altos tribunales (constitucional y supremo) sobre cuándo se puede admitir una grabación de voz como prueba:

1. Cuando la persona que graba forme parte de esa conversación. Una grabación de terceras personas no es admisible.

2. Que no se den datos privados o se vulnere la privacidad de un la persona interlocutora o de un tercero.

3. Que la conversación sea libre, sin que exista coacción, engaño o se incurra en otro delito con la sola pretensión de obtener una prueba.

Prueba que, por otra parte, solo se suma al juicio cuando el juez la admita y en orden a dictar una sentencia después de que se valore el conjunto de las pruebas aportadas (testimonios, testigos, documentos, etc.).

¿Qué tienen a favor las grabaciones? si se puede llegar a demostrar que el interlocutor ha cometido el hecho del que se le acusa o está mintiendo, etc, puede llegar a ser una prueba fundamental en el caso, sobre todo cuando el demandante o denunciante no dispone de otras.

También se cumple el derecho a la tutela judicial efectiva si se admiten grabaciones de voz que cumplan con la legalidad y con los requisitos expuestos jurisprudencialmente. Es frecuente este tipo de pruebas en el ámbito laboral (por ejemplo, en un despido verbal).

Y algo parecido pasa con la grabación o captura de imágenes o vídeos. Es prueba válida en juicio, por ejemplo, la grabación de la cámara de seguridad de una tienda sin que necesariamente el dueño o el dependiente tengan que ser parte en esa grabación.

Para grabaciones en sitios privados, no abiertos al público, habrá que estar al caso concreto (consentimiento del titular, cámaras en la comunidad de propietarios, etc.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *