Subastas Hacienda

subastas hacienda

Las subastas de Hacienda pueden realizarse de varias formas, online o presencialmente. También puede establecerse la adjudicación directa como forma de enajenar un inmueble. Vamos a explicar en qué consisten y cómo pujar en una subasta de la Agencia Tributaria.

Diferencia entre subasta y adjudicación directa

Es primordial ir bien asesorado y ser precavido, tanto en una subasta pública como en una adjudicación directa. Entendemos que la puja (en subastas) u ofertas (en adjudicación) por una vivienda pueden ser una buena opción, pero hay que tener en cuenta las cargas y responsabilidades que pueden subsistir.

En la adjudicación directa, normalmente, no hay un precio mínimo de compra, a diferencia de lo que ocurre con la subasta. La Agencia Tributaria puede realizar la adjudicación directa para vender los bienes muebles o inmuebles que haya embargado al deudor.

Usted, como interesado, presenta la oferta (en sobre cerrado) en el plazo que dé la AEAT y hace el ingreso del depósito mínimo que se pida según el valor del inmueble (si no resulta adjudicatario, el depósito se le devolverá).

Asimismo, es conveniente asegurarse de que la vivienda no esté arrendada, solicitar una nota simple en el Catastro y revisar detenidamente las características del inmueble.

Es necesario tener en cuenta que lo que adquiera sea el pleno dominio, y no el usufructo, la nuda propiedad o cualquier otro derecho, y que en el lote sólo se incluya ese inmueble y no esté comprando además otros inmuebles, como un garaje o un trastero que arrastren cargas.

La adjudicación directa se regula en el artículo 107 del Reglamento General de Recaudación y, en lo no previsto en ese artículo, se estará al procedimiento establecido para la subasta, que se recoge en los artículos 97 y siguientes del mismo Reglamento.

Conceptos a tener en cuenta en una subasta:

Cuando queremos pujar por inmueble o realizar una oferta y solicitamos la nota simple para ver si está o no libre de cargas, podemos encontrarnos con conceptos desconocidos que nos afectan en caso de que seamos adjudicatarios del inmueble. Vamos a aclarar algunos de ellos:

1. Sin haberse hecho distribución de responsabilidad: cuando nos encontramos esta expresión significa que hay varias fincas que se embarga a la vez y no se ha fijado la parte del crédito o deuda de que deba responder cada una. Esto quiere decir que habrá una responsabilidad solidaria por parte del propietario de cada una de ellas.

2. Afección fiscal: se trata de una anotación que implica que el propietario del inmueble ha podido realizar erróneamente la declaración de alguno de los impuestos que tiene obligación de presentar, como el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados o el de Sucesiones y Donaciones.

Por tanto, esta anotación faculta a la Administración Tributaria para volver a practicar una nueva liquidación sobre el objeto del negocio jurídico que se haya realizado, y al estar en nota simple, el nuevo propietario no puede alegar su desconocimiento.

3. Respecto de las deudas que existan con la comunidad de propietarios, la persona que resultara adjudicatario, tendría la obligación de pagar, como adquirente y nuevo propietario de la vivienda, todas las cantidades adeudadas a la comunidad de propietarios para el sostenimiento de los gastos generales hasta el límite de los que resulten imputables a la parte vencida de la anualidad en la cual tenga lugar la adquisición y a los 3 años naturales anteriores.

Además, responde con la vivienda del cumplimiento de esta obligación. Esto queda establecido así en el artículo 9.1.e) de la Ley de Propiedad Horizontal, que está vigente desde el 28 de junio de 2013, pues fue reformado por la disposición final primera.3 de la Ley 8/2013, de 26 de junio, de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas.

2 comentarios en “Subastas Hacienda”

  1. puede hacienda cometer un error en la adjudicacion directa y que el bien no exista en el catastro o nosea posible reconocerlo en el sigpac

  2. Tengo la misma pregunta:
    puede hacienda cometer un error en la adjudicacion directa y que el bien no exista en el catastro.
    Y si te ganas la adjudicación de un terreno y casa, y no existe la casa como puedes renunciar sin tener ninguna reclamacion por hacienda.

    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *