Darse de alta como autónomo solo unos meses

trabajadores-autonomos

Con la crisis mundial muchos son los autónomos que necesitan de ciertas ayudas para salir adelante, en algunos ayuntamientos se ponen en marcha servicios para autónomos que puedan ayudar a mejorar su economía laboral y mantener abiertos los pequeños negocios en ciudades o pequeños pueblos con un déficit monetario importante.

Abrir un negocio de verano como autónomo

Los servicios para autónomos de los ayuntamientos pueden ser bastante variados. Citamos uno de los más importantes que están funcionando ahora en verano: el servicio de unión entre diferentes comerciantes para mantener su negocio abiertos.

Se trata del acuerdo entre los negocios de una zona para abrir una cantidad superior de horas al día. Normalmente estas aperturas se realizan cuando son varios los comerciantes que se quejan de que en su zona no hay ventas y necesitan pagar las facturas como cada mes.

Este tipo de servicios que al fin y al cabo no son más que permisos del ayuntamiento, pueden mejorar notablemente durante esas horas el interés de las personas que acuden a la zona para comprar, siempre y cuando la gente esté decidida a realizar esas compras y los descuentos de los productos les parezcan interesantes.

Son demasiados los factores que ponen en riesgo el futuro de los pequeños negocios (Pymes) y autónomos que tratan de ampliar fronteras con la venta online o las uniones entre ellos para mejorar la calidad de vida laboral y los ingresos mensuales. Más aun cuando las ayudas para autónomos son escasas.

Cabe recordar que en muchas comunidades que no tienen playa ni forma de disfrutar de un verano que se avecina caluroso, tienden a vaciar sus calles de gente casi por completo dejando a los negociantes de la zona prácticamente desamparados sin posibilidad de subsistir.

Los negocios que más prosperan en verano, como ya intuimos, son los de hostelería, las terrazas, helados, hoteles y salas de fiesta. Por otro lado debemos citar en este caso el exceso de dificultades que ponen a un autónomo para poder recibir ciertas ayudas que serían un impulso para aguantar esos meses.

El miedo a tener que echar el cierre y tener que preocuparse de devolver ayudas por no haber cumplido el plazo estipulado, es motivo más que suficiente para que algunos autónomos decidan no abrir su negocio por muy interesante que este parezca o que el sector al que tenían pensado dirigirse esté en pleno rendimiento.

Son demasiados los contras que penosamente incrementan los miedos de personas luchadoras que ven caer esos sueños de poder salir adelante con negocios propios por su temor a encontrarse con más dificultades que beneficios y no poder tener más que deudas por préstamos o compras que no han sido pagadas al final del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *