Tributación de la indemnización por despido

tributacion-de-la-indemnizacion-por-despido

Vamos a ver la tributación de la indemnización por despido improcedente u objetivo y cuándo hay que declarar las cantidades en el IRPF.

Cuándo tributa la indemnizacion por despido

Con la reforma fiscal se ha cambiado el artículo sobre indemnizaciones por despido, que antes estaban exentas en la cuantía legal que correspondía al trabajador, y que ahora tributan con límite.

La indemnización que corresponda al trabajador según el Estatuto de los Trabajadores, estará exenta.

Cuando se trate de un despido colectivo, objetivo (por causas económicas, técnicas, de producción u organizativas) o improcedente, la exención se mantiene para los primeros 180000 euros.

Una vez producido el despido, hay que declarar la indemnización cuando se haga la renta el año que viene. A partir del límite exento, el resto de la cuantía tributará como rendimientos del trabajo con las demás rentas, en la base imponible general.

Esta reforma de la Ley del impuesto sobre la renta de las personas físicas solo es de aplicación para los despidos producidos después del 1 de agosto de 2014.

En este sentido, la exención establecida en la norma está condicionada a que el trabajador no vuelva a ser empleado en la misma empresa, ni en otra vinculada a ella, durante al menos los 3 años siguientes al despido.

Aclarar que este artículo se refiere tanto al despido como al cese del trabajador (por ejemplo, por finalización del plazo convenido en el contrato de trabajo).

La indemnización que se haya generado en un plazo superior a 2 años, en principio, puede beneficiarse de la reducción de un 30% por obtención irregular de rendimientos, pero la Ley también hace una salvedad a este respecto:

– El período de generación significa el número de años que ha estado trabajando el empleado en la empresa (ver la antigüedad del contrato en nómina).

– Si el pago de la indemnización se hace de forma fraccionada, hay que tener presente lo establecido en el Reglamento del IRPF, que dice que solo será aplicable la reducción si el resultado de dividir los años trabajados entre los años de fraccionamiento es superior a 2.

Por ejemplo, 5 años trabajados para una indemnización que se va a pagar en 2 años = 2,5. Se permite aplicar la reducción. Pero si esa indemnización se paga en 5 años = 1. No se permitiría.

Tampoco se aplicará la reducción del 30% si ya se ha aplicado con anterioridad a otros rendimientos en los últimos 5 años.

– Se establece como límite para aplicar la reducción a la cuantía de 300000 euros al año.

Calcule cuánto le corresponde pagar por la indemnización con una consulta por email a nuestros abogados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *