Vender un piso estando alquilado

vender-un-piso-estando-alquilado

Se puede vender un piso estando alquilado pero las consecuencias de esa venta dependerán de la situación del contrato de arrendamiento. Vamos a explicarlo.

Vender una vivienda alquilada

La Ley de Arrendamientos Urbanos contempla la enajenación de la vivienda alquilada, es decir, la transmisión a un tercero (por donación, herencia, compraventa, etc.) y tiende a respetar los derechos de los inquilinos sin imponérselos a los compradores de buena fe.

La venta con inquilinos es complicada y siempre recomendamos dejar el contrato de alquiler muy bien atado para no tener problemas con el inquilino, porque aunque todo esté bien, igualmente puede que luego no quieran salir de la casa produciéndose un incumplimiento y teniendo que instar el desahucio.

Lo ideal es preavisar en el contrato de arrendamiento la posible venta pactando las futuras visitas de potenciales compradores, la puesta del cartel de se vende, etc. Pero esto solo se puede hacer si ya se sabe en el momento de la firma del contrato que el piso va a ponerse a la venta y se acuerda así con el inquilino, no dando lugar a que inscriban su derecho en el Registro de la Propiedad.

Además, mediante contrato se puede pactar la renuncia al derecho de adquisición preferente, lo que solo obligaría al vendedor a informar al inquilino de la venta con 30 días de antelación.

La inscripción del contrato en el Registro de la Propiedad, de acuerdo con el artículo 14 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, puede dar lugar a que el inquilino se quede en la vivienda (siempre que no haya incumplimiento por el que se le pueda echar), al menos, durante 3 años.

Si ese contrato no estuviera inscrito, el inquilino tendría que dejar la vivienda si hubiera un nuevo propietario, pero tendrá derecho a una indemnización por los daños y perjuicios causados por parte del vendedor, conforme al artículo 1571 del Código Civil.

Además, como decíamos al principio de este artículo, el inquilino tiene un derecho de adquisición preferente frente a la vivienda y el vendedor debe informarle mediante burofax de que se ha puesto a la venta, el precio y las condiciones.

Así, el arrendatario puede ejercitar sus derechos de tanteo o retracto, según corresponda, tal y como explicábamos en este artículo.

Es decir, tanteo antes de la venta ejercitando su derecho en caso de que quiera quedarse con la vivienda en propiedad o retracto después de la venta, para el caso de que no se le haya informado de la formalización del contrato.

En todo caso, el comprador tendrá derecho a que se resuelva el arrendamiento si el derecho no está inscrito, conforme a la Ley Hipotecaria, aunque puede mantenerse mediante pacto, todo ello de acuerdo con la reforma de la Ley de Arrendamientos Urbanos que se dio en 2013.

Un comentario en “Vender un piso estando alquilado”

  1. Yo he comprado una casa, cuyo contrato de alquiler no estaba inscrito. Yo pensaba que en este caso, la inquilina tiene un plazo de 3 meses antes de abandonar la vivienda. Ella alega que, dado que tengo otra casa en el mismo edificio, sabia que ella era inquilina de la casa. Se aferra a que tiene contrato en vigor, a un precio irrisorio. La verdad es que no se como actuar, No quiero perjudicar a nadie, ni al vendedor ni a la inquilina pero tampoco a mi mismo.
    Ella ha contratado a un abogado y me pide una cuenta donde ingresar la mensualidad pero no se si es mejor no aceptarlo

    muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *